Ayurveda

El ayuno en el Ayurveda

No se puede hablar de terapias curativas ayurvédicas sin hacer referencia al ayuno. El ayuno es empleado en Ayurveda como una terapia destinada a recuperar el equilibrio de los doshas. Los doshas suelen desequilibrarse debido a las ingestas excesivas o inadecuadas de comida. Gracias al ayuno conseguimos encender el Agni y quemar aquellas toxinas que se nos hayan ido acumulando en el cuerpo.

Entre los beneficios más destacados de la práctica del ayuno encontramos los siguientes:

  • Dejamos que el aparato digestivo, incluyendo los intestinos, descanse. Ese descanso transmite una placentera sensación de ligereza al organismo, que se siente rejuvenecido y purificado.
  • Eliminamos los gases intestinales.
  • Fortalecemos la mente, mejorando nuestra claridad mental y estimulando las funciones cerebrales. Gracia a eso desarrollamos un mayor poder de concentración, lo que se traduce en un mayor aprovechamiento de nuestras prácticas de meditación.
  • Fortalecemos la voluntad.

Indicaciones del ayuno ayurvédico

Existen circunstancias en las que está especialmente recomendado el ayuno ayurvédico. Es recomendable seguir una terapia de ayuno cuando se está resfriado o se padece estreñimiento. También cuando se sufre dolor en las articulaciones y cuando sentimos pesadez derivada de la acumulación de toxinas en el intestino grueso.

A la hora de planificar una terapia de ayuno ayurvédico hay que tener en cuenta el estado físico y mental de la persona y su dosha particular. Sólo los Kapha pueden realizar ayunos prolongados. Las personas Vata y Pitta deberán realizar ayunos más cortos, de tres días como máximo en el caso de los Vata y de cinco en el caso de los Pitta.

Una vez iniciado el ayuno pueden experimentarse náuseas, dolores de cabeza y fatiga. Eso entra dentro de lo normal. Para aliviar dichos síntomas pueden tomarse infusiones de hierba. Nunca debemos combatir dichos síntomas con café o té. Ambos estimulantes están absolutamente prohibidos durante el ayuno ayurvédico.

Si la sensación de hambre y fatiga es muy intensa deberá interrumpirse el ayuno para realizarlo en otro momento en el que la persona se encuentre más fuerte física y mentalmente para poder realizarlo.

Algo que no debe realizarse en caso alguno mientras se está realizando el ayuno ayurvédico es emplear enemas o supositorios. Esto sólo podrá hacerse en caso de fiebre a consecuencia de un estreñimiento crónico.

La persona que está realizando un ayuno ayurvédico (en especial si es Vata) tampoco debería realizar baños durante el período de ayuno, ya que el baño debilita y desequilibra especialmente a ese dosha. Sí deberá bañarse tolda aquella persona que haya acabado su ayuno ayurvédico, aunque antes de hacerlo deberá recibir un masaje por todo el cuerpo con aceite de sésamo.

Algo que recomendamos encarecidamente a toda aquella persona que tenga previsto realizar una terapia de ayuno ayurvédico que supere los tres días es que realice dicho ayuno estando acompañada por un terapeuta que pueda guiarla y decirle hasta dónde puede llegar o, llegado el caso, cuándo debe interrumpir el ayuno.

Tipos de ayuno ayurvédico

No existe un solo tipo de ayuno en Ayurveda, sino cuatro tipos de ayunos ayurvédicos:

  • Ayuno completo. Durante la realización de este tipo de ayuno no puede ingerirse agua ni alimento alguno.
  • Ayuno de agua. Durante la realización de este tipo de ayuno ayurvédico no puede ingerirse alimentos pero sí agua. Eso sí, el agua debe consumirse de una determinada manera: a pequeños sorbos y templada. Ingiriéndola así no disminuiremos la función del agni (lo que sí haríamos si la tomáramos fría). Una buena manera de ingerir agua durante el ayuno ayurvédico de agua es en infusiones de hierbas. Es importante que el jengibre esté presente en dichas infusiones porque cumple una función capital: la de estimular el agni, lo que ayudará a eliminar el ama y, por tanto, a purificarnos.
  • Semi ayuno o ayuno de frutas o zumos. Este tipo de ayuno ayurvédico consiente la ingesta de frutas y zumos de frutas. Dichas frutas y zumos deben ser escogidos teniendo en cuenta la enfermedad que vamos a tratar o el dosha de la persona que va a realizar el ayuno. Vata, por ejemplo, deberá ingerir zumos de uva (mosto). La granada roja estará muy indicada para Pitta. Kapha, por su parte, deberá ingerir, preferentemente, zumos de manzana. ¿Qué cantidad de zumo deberá ingerir una persona que esté realizando este tipo de dieta ayurvédica? Alrededor de litro y medio de zumo durante cada día que dure la dieta.
  • Ekadasis. Con este nombre se conoce un tipo de ayuno ayurvédico especial que se realiza durante dos días al mes, once días después de la luna llena y once días después de la luna nueva. Este tipo de ayuno ayurvédico tiene un algo de ritual, ya que persigue no sólo la mejora física de quien lo realiza; también persigue incrementar el amor y la elevación del espíritu. Si, por cualquier motivo, durante la realización de la ekadisis no se puede realizar un ayuno completo se recomienda ingerir frutas y verduras, así como granos y lácteos como el yogur.

Consejos para realizar el ayuno ayurvédico

A la hora de realizar un ayuno ayurvédico, sea del tipo que sea, hay que tener en cuenta una serie de consejos.

El primero de esos consejos es planificar el ayuno, es decir: decidir cuándo vamos a realizarlo y qué tipo de ayuno vamos a realizar. El ayuno no debería ser fruto de una decisión impulsiva. Una buena época para realizar el ayuno, por ejemplo, es durante los cambios de estación. Un cambio de estación es buen momento para purificarse y renovarse.

Una vez iniciado el ayuno es importante combinar el mismo con la práctica del Yoga y la meditación. Ambas prácticas nos servirán para no pensar en la comida. La práctica de ejercicios respiratorios (pranayama), por su parte, ayudará a nuestro organismo a eliminar aquellas toxinas de las que queremos liberarnos.

Durante la práctica del ayuno ayurvédico debemos evitar el realizar ejercicio físico de mediana o gran intensidad, así como viajar, correr o realizar cualquier actividad que, en un grado u otro, pueda generar estrés.

Una vez finalizado el ayuno hay que saber cómo comportarse con la comida. Hay que controlar la tendencia a atracarse de comida tras un período de haber padecido relativa hambre. Comer en exceso tras la realización de un ayuno ayurvédico es muy perjudicial. Hay que poner freno a los deseos instintivos y canalizarlos. Hay que volver a la comida poco a poco. Si el ayuno, por ejemplo, ha sido de tres días, hasta pasados tres días que éste haya finalizado no se podrá volver a comer lo que se comía antes de practicar el ayuno, y, en todo caso, lo que debe imponerse, tras el ayuno, es una dieta natural, sana y ligera que refuerce todo lo que hemos conseguido con él.

Contraindicaciones del ayuno ayurvédico

Pese a todas sus ventajas y beneficios, el ayuno está contraindicado en diversas circunstancias. El ayuno, por ejemplo, no debe ser concebido como parte de una terapia destinada a tratar el sobrepeso. El ayuno sirve para purificarse, no para adelgazar, y es a ese fin, al de purificarse y buscar el reequilibrio de los doshas, a lo que debe estar destinado.

Las personas que padezcan trastornos alimentarios como pueden ser la anorexia y la bulimia tampoco deben practicar el ayuno ayurvédico.

También deberían evitar la práctica del ayuno ayurvédico las personas que padezcan anemia y deberían evitarlo las mujeres embarazadas o en período de lactancia.

El ayuno ayurvédico también está contraindicado en los siguientes casos:

  • Si se padece fiebre a causa de quemaduras, envenenamiento, heridas o consumo de drogas como la heroína o la cocaína.
  • Si se padece la tuberculosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *