Ayurveda

El tulsi en el Ayurveda

Igual que lo son el jengibre y la cúrcuma, alimentos de los que ya hemos hablado en este blog, el tulsi también es una de las plantas fundamentales del ayurveda.

Al tulsi se le suele llamar, también, albahaca sagrada (y también tulasi o thulasi) y se le atribuyen propiedades regeneradoras y espirituales. Los hindús ven en el tulsi a una manifestación de la diosa Lakshmi. La tradición dice que ninguna cantidad de oro puede superar el poder de Krishna, pero una sola hoja de tulsi colocada sobre la plataforma de la balanza y con devoción podría bastar para inclinar la balanza hacia ella.

Ayurveda

Ayurveda contra la caída del cabello

Lo hemos dicho en otros artículos: nada que tenga que ver con la salud escapa a la influencia de Ayurveda. La medicina ayurvédica tiene respuestas para todo, también para el estado de nuestro cabello.

En Ayurveda, el cabello es entendido como un producto secundario en la formación de hueso. Es decir: que aquellos tejidos que son responsables de la formación del hueso lo son, también, del crecimiento del cabello así como del de las uñas y de la fortaleza de los dientes. Así, quien tenga unos huesos sanos tendrá, también, un cabello sano.

Pero… ¿por qué cae el cabello? Ayurveda distingue entre diversos tipos de cabellos y, asumiendo eso, asume que existen diversas razones para la caída del cabello. Entre ellas podemos distinguir las siguientes:

Ayurveda

Cuidado de la piel con Ayurveda

Ayurveda, como arte de curar y ciencia médica que es, se preocupa también de la piel. La piel es uno de los reflejos más fieles de la salud de una persona y, también, de su edad. El estrés, el ambiente que nos rodea y, sobre todo, la alimentación, inciden sobre el estado de la piel. Mejorar la alimentación y adecuarla a nuestra constitución o dosha es la base sobre la que se apoya Ayurveda para cuidar de nuestra piel.

Ayurveda distingue entre tres doshas básicas: Vata, Pitta y Kapha. Cada una de estas doshas o constituciones posee unas características físicas propias y, también, una piel particular. Veamos cuáles son las características de cada uno de esos tipos de piel y los mejores alimentos que le pueden ir a cada una de ellas.

Ayurveda

Ayurveda y diabetes

La diabetes no es una enfermedad exclusiva de Occidente y tampoco algo que haya nacido en tiempos recientes. Hace siglos que la diabetes ya era conocida en la India. Se la llamaba y se la llama Madhumeha.

Madhumeha es una palabra compuesta por “madhu” (que significa miel o dulce) y meha (que significa exceso de orina). En los tiempos en los que aún no existían los análisis de laboratorio que existen ahora, los médicos ayurvédicos diagnosticaban la diabetes a partir de la orina. Si ésta estaba en exceso dulce, eran muchas las hormigas y mosquitos que acudían a ella.

Ayurveda

Origen e historia del Ayurveda

Entre los años 3000 y 1500 antes de Cristo se desarrolló en el valle del Indo una cultura, la cultura Harappa, que prestó gran atención a todos los aspectos que tenían que ver con la salud. Los conocimientos de esa cultura quedaron recogidos en los Vedas, libros antiguos que recogían tanto esos conocimientos como diferentes rituales que acabaron impregnando la civilización residente en todo el subcontinente indio.

De entre los cuatro Vedas clásicos (Atharvaveda, Rigveda, Yayurveda y Samaveda), el primero de ellos, el Atharvaveda, puede considerarse el tronco original del que brotó el Ayurveda. No en vano, el Atharvaveda es un poco diferente a los otros tres Vedas: más allá de himnos, esta obra incluye un manual que reserva un importante espacio a la curación, la paz y la prosperidad. Es en ese manual en el que, en el fondo, se basa la gran tradición ayurvédica.

En el Atharvaveda pueden encontrarse fragmentos dedicados a aspectos tan diversos como las afecciones de la piel, las fiebres, las cardiopatías, las afecciones hepáticas, los estados nerviosos, las enfermedades óseas… En el Atharvaveda hay un espacio dedicado también a los tratamientos con encantamientos y, sobre todo, al uso terapéutico de las plantas. Al dedicar un espacio a esos temas, el Atharvaveda se convierte en la base original de la medicina natural y, con ello, del Ayurveda.

Ayurveda

La canela en el Ayurveda

En nuestro rincón destinado al Ayurveda ya hemos dedicado algún que otro artículo a la importancia que las especias tienen en la nutrición y en la medicina ayurvédica. Más allá de las consideraciones generales que sobre las especias hicimos en nuestro post “Especias ayurvédicas”, en nuestra página hemos prestado especial atención a especias y hierbas como el cardamomo, el jengibre, el hinojo o la cúrcuma.

Hoy nos toca hablar de una especia que no puede faltar en la cocina ayurvédica: la canela. Muy habitual en nuestra cultura y presente en muchos postres tradicionales del recetario de nuestro país, la canela, debido a su sabor tan especial, ha sido muy apreciada por culturas muy diferentes, entre ellas la hindú.

Ayurveda

El diagnóstico ayurvédico

En el artículo que dedicamos en esta sección al Am o Ama hablamos del concepto que de la enfermedad tenía el Ayurveda. Allí hablamos de cómo el Am es una sustancia pegajosa que obstruye los canales del cuerpo o srotas y que se forma en el estómago por una deficiencia del fuego digestivo o Agni. La acumulación del Ama en determinadas zonas del cuerpo es, según Ayurveda, el responsable original de la aparición de una enfermedad.

En el artículo que dedicamos al Am y al que nos hemos referido en el párrafo anterior hablábamos también de las cuatro etapas de una enfermedad y de cómo el tratamiento ayurvédico perseguía siempre un reequilibrio de los doshas. Reequilibrando los doshas se consigue acabar con un ambiente corporal interno que, por naturaleza, favorece la aparición y la reproducción de virus y bacterias.

En esta ocasión vamos a prestar atención a los sistemas de diagnóstico ayurvédicos, es decir: a los instrumentos y mecanismos utilizados por Ayurveda para detectar la aparición de una enfermedad.

Ayurveda

Ayurveda y cosmética

Estamos acostumbrados a asociar el concepto de Ayurveda con el de alimentación. Así, sabemos de la obligatoriedad de introducir en nuestra dieta una serie de alimentos para que, gracias a ello, ésta cumpla los principios ayurvédicos y nos permita regular y equilibrar nuestros doshas. A tal fin hemos dedicado más de un artículo en este blog.

Pero Ayurveda no sólo presta atención al interior de nuestro cuerpo. También presta atención a su envoltorio. La piel, así, se convierte en objeto de la atención ayurvédica y los principios del Ayurveda determinan la creación de un tipo de cosmética, la cosmética ayurvédica, que, basada en aceites y esencias naturales de origen vegetal, se utilizan para equilibrar el organismo.

Ayurveda

El Am o Ama y el concepto de enfermedad en el Ayurveda

El Ayurveda hace hincapié continuamente en el concepto de equilibrio. El equilibrio es la base de la salud. Quebrándose el equilibrio, es todo el proceso metabólico el que se quiebra. Esa quiebra de nuestro metabolismo provoca que se genere un elemento fisiológico que recibe el nombre de Am o Ama.

El Am o Ama vendría a ser algo así como el alimento no digerido, es decir, una sustancia pegajosa que obstruye los canales del cuerpo o srotas. Esa obstrucción de los srotas provocada por la acumulación de Am o Ama es el origen primero de las enfermedades y dolencias del ser humano.

Ayurveda

Dieta ayurvédica para verano

Ya lo tenemos aquí. Por entre las llamas de las hogueras de San Juan asoma el rostro el verano y nosotros, sabedores de que cualquier cambio estacional implica siempre un cambio de las rutinas diarias, nos planteamos qué variaciones debemos introducir en nuestra alimentación ayurvédica para mantener nuestro equilibrio corporal.

Ayurveda tiene un principio básico: lo semejante incrementa lo semejante y las fuerzas contrarias sirven para curar lo que, por abuso en el consumo de alimentos del mismo tipo, se ha desequilibrado. Es decir: para conseguir equilibrarnos corporalmente debemos contrarrestar el calor propio de la estación o, cuanto menos, no aumentarlo. O sea: que hay que evitar las comidas demasiado calientes, los picantes, los ácidos y los salados.