Ayurveda

Origen e historia del Ayurveda

Entre los años 3000 y 1500 antes de Cristo se desarrolló en el valle del Indo una cultura, la cultura Harappa, que prestó gran atención a todos los aspectos que tenían que ver con la salud. Los conocimientos de esa cultura quedaron recogidos en los Vedas, libros antiguos que recogían tanto esos conocimientos como diferentes rituales que acabaron impregnando la civilización residente en todo el subcontinente indio.

De entre los cuatro Vedas clásicos (Atharvaveda, Rigveda, Yayurveda y Samaveda), el primero de ellos, el Atharvaveda, puede considerarse el tronco original del que brotó el Ayurveda. No en vano, el Atharvaveda es un poco diferente a los otros tres Vedas: más allá de himnos, esta obra incluye un manual que reserva un importante espacio a la curación, la paz y la prosperidad. Es en ese manual en el que, en el fondo, se basa la gran tradición ayurvédica.

En el Atharvaveda pueden encontrarse fragmentos dedicados a aspectos tan diversos como las afecciones de la piel, las fiebres, las cardiopatías, las afecciones hepáticas, los estados nerviosos, las enfermedades óseas… En el Atharvaveda hay un espacio dedicado también a los tratamientos con encantamientos y, sobre todo, al uso terapéutico de las plantas. Al dedicar un espacio a esos temas, el Atharvaveda se convierte en la base original de la medicina natural y, con ello, del Ayurveda.

Ayurveda

La canela en el Ayurveda

En nuestro rincón destinado al Ayurveda ya hemos dedicado algún que otro artículo a la importancia que las especias tienen en la nutrición y en la medicina ayurvédica. Más allá de las consideraciones generales que sobre las especias hicimos en nuestro post “Especias ayurvédicas”, en nuestra página hemos prestado especial atención a especias y hierbas como el cardamomo, el jengibre, el hinojo o la cúrcuma.

Hoy nos toca hablar de una especia que no puede faltar en la cocina ayurvédica: la canela. Muy habitual en nuestra cultura y presente en muchos postres tradicionales del recetario de nuestro país, la canela, debido a su sabor tan especial, ha sido muy apreciada por culturas muy diferentes, entre ellas la hindú.

Ayurveda

El diagnóstico ayurvédico

En el artículo que dedicamos en esta sección al Am o Ama hablamos del concepto que de la enfermedad tenía el Ayurveda. Allí hablamos de cómo el Am es una sustancia pegajosa que obstruye los canales del cuerpo o srotas y que se forma en el estómago por una deficiencia del fuego digestivo o Agni. La acumulación del Ama en determinadas zonas del cuerpo es, según Ayurveda, el responsable original de la aparición de una enfermedad.

En el artículo que dedicamos al Am y al que nos hemos referido en el párrafo anterior hablábamos también de las cuatro etapas de una enfermedad y de cómo el tratamiento ayurvédico perseguía siempre un reequilibrio de los doshas. Reequilibrando los doshas se consigue acabar con un ambiente corporal interno que, por naturaleza, favorece la aparición y la reproducción de virus y bacterias.

En esta ocasión vamos a prestar atención a los sistemas de diagnóstico ayurvédicos, es decir: a los instrumentos y mecanismos utilizados por Ayurveda para detectar la aparición de una enfermedad.

Ayurveda

Ayurveda y cosmética

Estamos acostumbrados a asociar el concepto de Ayurveda con el de alimentación. Así, sabemos de la obligatoriedad de introducir en nuestra dieta una serie de alimentos para que, gracias a ello, ésta cumpla los principios ayurvédicos y nos permita regular y equilibrar nuestros doshas. A tal fin hemos dedicado más de un artículo en este blog.

Pero Ayurveda no sólo presta atención al interior de nuestro cuerpo. También presta atención a su envoltorio. La piel, así, se convierte en objeto de la atención ayurvédica y los principios del Ayurveda determinan la creación de un tipo de cosmética, la cosmética ayurvédica, que, basada en aceites y esencias naturales de origen vegetal, se utilizan para equilibrar el organismo.

Ayurveda

El Am o Ama y el concepto de enfermedad en el Ayurveda

El Ayurveda hace hincapié continuamente en el concepto de equilibrio. El equilibrio es la base de la salud. Quebrándose el equilibrio, es todo el proceso metabólico el que se quiebra. Esa quiebra de nuestro metabolismo provoca que se genere un elemento fisiológico que recibe el nombre de Am o Ama.

El Am o Ama vendría a ser algo así como el alimento no digerido, es decir, una sustancia pegajosa que obstruye los canales del cuerpo o srotas. Esa obstrucción de los srotas provocada por la acumulación de Am o Ama es el origen primero de las enfermedades y dolencias del ser humano.

Ayurveda

Dieta ayurvédica para verano

Ya lo tenemos aquí. Por entre las llamas de las hogueras de San Juan asoma el rostro el verano y nosotros, sabedores de que cualquier cambio estacional implica siempre un cambio de las rutinas diarias, nos planteamos qué variaciones debemos introducir en nuestra alimentación ayurvédica para mantener nuestro equilibrio corporal.

Ayurveda tiene un principio básico: lo semejante incrementa lo semejante y las fuerzas contrarias sirven para curar lo que, por abuso en el consumo de alimentos del mismo tipo, se ha desequilibrado. Es decir: para conseguir equilibrarnos corporalmente debemos contrarrestar el calor propio de la estación o, cuanto menos, no aumentarlo. O sea: que hay que evitar las comidas demasiado calientes, los picantes, los ácidos y los salados.

Ayurveda

El masaje marma

Dentro de la medicina ayurvédica, el masaje marma es aquél que está destinado a estimular lo que se conoce como puntos marma.

¿Qué son los puntos marma? Según Ayurveda, los puntos marma son zonas de energía vital, vórtices energéticos, puntos de nuestra anatomía que, convenientemente estimulados, pueden servir para mejorar nuestra salud. Actuando sobre los puntos marma, el masaje marma persigue activar y desbloquear el prana, es decir, la energía vital o flujo vital que controla el funcionamiento de las células y de los diferentes sistemas de nuestro organismo (respiratorio, circulatorio, digestivo, linfático…).

Cada punto marma se convierte en una confluencia de diversos tipos de tejidos como pueden ser músculos, ligamentos, venas, etc. En estos puntos, también, confluyen los elementos físicos, mentales, emocionales y espirituales de la persona.

Ayurveda

El panir

Si hay un tipo de queso que simboliza a la perfección la cocina ayurvédica ése es el panir. El panir es queso fresco o una especie de requesón que, preparado de forma artesanal, se utiliza en una gran cantidad de recetas ayurvédicas.

Así como la mayor parte de las corrientes vegetarianas rechaza en mayor o menor grado la ingesta de lácteos, en la cocina ayurvédica éstos desempeñan una función muy importante siempre que sean consumidos de una determinada manera. En los escritos védicos se considera a la leche un alimento que desempeña una tarea fundamental a la hora de participar en el desarrollo de los tejidos cerebrales más importantes. Dichos textos especifican también cómo la leche sirve para nutrir física y espiritualmente al ser humano. Eso sí: la leche, según el Ayurveda, debe ser una leche fresca, orgánica, no pasteurizada, no homogeneizada y entera y no debe ser consumida, según hemos visto en alguno de nuestros posts, junto a carnes (rojas o blancas), pescado, huevos, sal, yogurt, frutas o verduras. Sí puede, sin embargo, cocinarse con cereales, arroz, dátiles, mangos o almendras.

Ayurveda

El masaje en el Ayurveda

Ayurveda significa “la ciencia de la vida” y como sistema de medicina tradicional y holística integra diversos tipos de tratamientos que sirvan para fomentar el equilibrio de mente, cuerpo y espíritu a partir de la energía de cada persona. El Ayurveda, que incide especialmente sobre la importancia de la alimentación y nos indica qué alimentos pueden ser positivos para nuestra salud dependiendo de nuestra constitución y qué alimentos, por el contrario, pueden resultar desequilibrantes y perjudiciales para ella, integra entre sus métodos de curación y, sobre todo, prevención, la meditación, la práctica del Yoga, el empleo de plantas, especias y productos naturales y, también, del llamado masaje ayurvédico.

Ayurveda considera que el cuerpo está atravesado por el prana, una especie de soplo vital al que pueden afectar, entre otros factores, el estrés o los malos hábitos alimentarios. Afectado el prana, el cuerpo puede reaccionar con una serie de disfunciones como pueden ser dolores de cabeza o musculares, problemas digestivos, malestar general, etc.

Para restablecer la circulación del prana, Ayurveda recomienda el uso del masaje ayurvédico, es decir, del empleo de una serie de técnicas de presión y de otros movimientos sobre puntos determinados del cuerpo para, gracias a ellos, equilibrar y restablecer el soplo vital.

Ayurveda

Aromaterapia y Ayurveda

Con demasiada frecuencia no prestamos la debida atención a los actos más vitales de nuestra vida. Al respirar, por ejemplo. Pensamos que al inhalar sólo estamos haciendo que el aire penetre por nuestra nariz en el organismo y, en verdad, estamos haciendo mucho más. Al respirar estamos incorporando a nuestro organismo nitrógeno e hidrógeno (ellos componen el 99% del aire) pero también estamos incorporando, en el momento de inhalar, otras sustancias como monóxido de carbono, ozono, ácido nitroso, moléculas de agua y, dependiendo del lugar donde se viva y de la presencia de automóviles o fábricas, sulfuro de hidrógeno, nitrógeno y ácido sulfúrico.

No hace falta decir que el respirar estas sustancias puede resultar irritante y perjudicial para nuestro sistema respiratorio. Sin duda hay mayor porcentaje de personas que desarrollan enfermedades pulmonares en las grandes ciudades que en los entornos rurales. Pero del mismo modo que nuestro aire puede estar contaminado, también puede estar cargado de sustancias que, inhaladas, resulten beneficiosas para nuestra salud.

En este principio se basa la aromaterapia, un tratamiento natural reconocido por el Ayurveda y que se fundamenta en el uso de las esencias aromáticas de plantas y flores con fines curativos. Según sostiene la aromaterapia, se puede actuar sobre las emociones y la mente utilizando aromas que estimulen el sentido del olfato.