Yoga

Los chakras

El de chakra es uno de esos términos que han hecho fortuna más allá del ambiente que les es propio. Las personas que apenas tienen nociones mínimas de Yoga, Tantra o Ayurveda lo utilizan muy a la ligera sin saber exactamente a qué se refieren cuando hablan de chakras. En este artículo vamos a intentar aclarar el concepto de chakra y resaltar la importancia que tiene dentro del Yoga.

Los chakras son centros de energía situados en el cuerpo humano. Estos centros de energía rigen todos nuestros órganos. Se dice que existen cientos de chakras. Entre todos ellos, siete son considerados los chakras principales. Estos siete chakras principales, que están colocados a lo largo de la columna vertebral y desde su base hasta la corona de la cabeza, son los siguientes:

  • Chakra coronilla. Este chakra gobierna la glándula pineal o epífisis y está asociado al color violeta. La glándula pineal produce la melatonina, una hormona que afecta a la modulación de los patrones del sueño.
  • Chakra ceja. Asociado al color índigo, el chakra ceja gobierna la glándula pituitaria o hipófisis. Entre diversas funciones, la hipófisis se encarga de regular el crecimiento y la actividad sexual y de controlar la actividad de otras glándulas del cuerpo.
  • Chakra garganta. La glándula tiroides son el órgano gobernado por este chakra, asociado tradicionalmente al color azul. La glándula tiroides regula el metabolismo del cuerpo y produce proteínas.
  • Chakra corazón. El verde es el color asociado a este centro de energía. El chakra corazón gobierna el timo, un órgano linfoide con una función capital dentro del sistema inmunológico.
  • Chakra del plexo solar. ¿Su color? El amarillo. ¿El órgano dirigido por él? El páncreas. Este órgano se encarga de segregar insulina y de producir algunos jugos que, vertidos al intestino, participan en la digestión de los alimentos.
  • Chakra del bazo. Este chakra dirige las gónadas (ovarios y testículos) y tiene como color asociado el naranja.
  • Chakra raíz. Asociado al rojo, el chakra raíz es el encargado de dirigir las glándulas adrenales (suprarrenales). Las glándulas suprarrenales regulan la respuesta al estrés sintetizando, entre otras sustancias, cortisol y adrenalina.

Prestando atención a las diversas funciones cumplidas por cada chakra es fácil de comprender lo importante que es mantener estos chakras convenientemente alineados y equilibrados. La falta de equilibrio de un chakra puede deberse a una sobeactivación del mismo, a su desactivación o a una posible situación de congestión o bloqueo. Toda agitación o desorden que se produzca a algún nivel afectará al chakra relacionado con ese nivel.

Conocer el propio sistema chakra es fundamental para conseguir un perfecto estado de salud. El cuerpo, la mente y el espíritu se encontrarán en armonía cuando los siete chakras principales se comuniquen entre ellos sin interrupciones ni trabas y estén convenientemente energizados.

Energizar los chakras

¿Cómo podemos dotar de energía a esos chakras? Para energizar nuestros chakras podemos recurrir a varios recursos:

  • Los pensamientos. Un pensamiento es una forma de energía. Un pensamiento positivo hace que nuestra energía fluya libremente. El pensamiento negativo, por el contrario, la disminuye. Todo pensamiento está conectado a un chakra. Dependiendo de cómo sea ese pensamiento, así se verá afectado el chakra correspondiente.
  • El sol. No hace falta decir lo importante que es el sol para la vida. El sol es nuestra principal fuente de energía natural. Tomar un poco de sol al día no sólo sirve para dar un mejor tono de color a nuestra piel, también sirve para recibir las siete energías de colores que, coincidiendo con los siete colores del arcoíris, están asociadas a cada uno de los chakras.
  • La comida. Qué duda cabe que una buena alimentación es fundamental para mantener en perfecto estado la salud de nuestro cuerpo. Para alinear y estabilizar los chakras nada mejor que comer comidas que incluyan el mayor número de colores posibles. ¿Esto qué quiere decir? Que debe haber variedad en lo que ingerimos. La alimentación ayurvédica es, en este sentido, primordial para conseguir esa alineación de los chakras.
  • La visualización. El pensamiento, como ya hemos dicho, es una forma de energía. Pensar en un determinado objetivo o, por ejemplo, en el color asociado a un chakra puede servir para activar o equilibrar un chakra determinado. La visualización es una de las técnicas que se utilizan al meditar.
  • Los baños de color. El color es energía y el agua, un magnífico conductor de la misma. Sumergirse en agua tintada es una excelente manera para energizar los chakras. Los más puristas recomiendan utilizan un tinte natural para dar color al agua.
  • La aromaterapia.
  • La música y la danza. La música afecta a nuestro estado mental y también al físico. Los chakras son sensibles a la música. Cada nota musical corresponde a un chakra. El uso de golpes rítmicos de tambor puede servir para estimular el chakra raíz.
  • Entonaciones y sonidos. Regular nuestra entonación puede convertirse en un camino muy adecuado para mejorar el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Cualquiera de estos caminos puede ser apto para activar y equilibrar los chakras. El Yoga, además, propone una serie de posturas que deben servir para cumplir esa función. De ellas te hablaremos en otro artículo de esta misma sección.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *