Guía de viaje a la India

El aljibe escalonado de Chand Baori

A los pozos o aljibes escalonados que cuentan con varias terrazas unidas por tramos de escaleras que conectan los distintos niveles del aljibe se los conoce en la India con el nombre de “bâori”. Los baori tenían una función capital en un país en el que, en diferentes regiones, el agua ha sido siempre un bien escaso. Dicha función es la de permitir que las localidades cercanas al baori se abastecieran de agua durante la época seca. Pero los baori cumplían, además, otra función: la de servir a fines religiosos y espirituales. Por eso muchos baori disponían de templos anexos.

En India pueden encontrarse múltiples baori ubicados en los estados de Karnataka, Gujarat, Rajastán, Delhi, Madhya Pradesh y Maharashtra. El más famoso de todos ellos es el conocido con el nombre de Chand Baori.

El aljibe escalonado de Chand Baori se encuentra en el estado de Rajastán, en la pequeña localidad de Abhaneri (apenas supera los mil habitantes), y fue construido según se cree alrededor del año 800 de nuestra era por el rey Chanda, un monarca de la dinastía Chahamana.

La leyenda dice que el aljibe de Chand Baori fue construido en una sola noche y que su diseño de infinitos escalones respondía a un objetivo: el de impedir que nadie pudiera recuperar una moneda que cayera al fondo del pozo.

Las medidas de Chand Baori, ciertamente espectaculares, hacen de este baori el aljibe escalonado más famoso de la India. Unos veinticinco metros de profundidad (algo así como un edificio de nueve plantas), trece niveles escalonados organizados sobre su planta cuadrada y tres mil quinientos escalones formando interminables escaleras son algunas de las características que hacen de Chand Baori el espectacular baori que es.

La forma del pozo de Chand Baori es la de una pirámide invertida. En uno de los lados de dicha pirámide se construyeron diversos templos y una serie de habitaciones. En los primeros se realizaban ceremonias y rituales de carácter religioso. Las segundas, por su parte, estaban destinadas a comer y a la realización de diversos servicios.

En los templos colindantes con el aljibe escalonado de Chand Baori se ubicaban diversas imágenes de los dioses Durga, Ganesh y Mahishasuramardini. Estas tallas pueden encontrarse actualmente en una capilla ubicada en el exterior del aljibe, junto a la zona de acceso al mismo.

En la planta superior del aljibe de Chand Baori podemos encontrar una amplia galería formada por múltiples arcadas que sirven para dar acceso al interior del pozo y a sus miles de escalones.

El contraste entre la porosa oscuridad de las piedras de origen volcánico con el que está realizado este aljibe escalonado y el claro mortero de la mampostería realzan la majestuosidad bicolor de un espacio en el que la geometría adquiere un aliento casi surrealista.

El Chand Baori, al igual que otros aljibes escalonados de la India, no sólo servía para abastecerse de agua en la época de monzón y guardarla para la época de sequía o para realizar rituales religiosos. Los baoris indios eran, también, lugares de encuentro para que, en verano, los habitantes de las poblaciones colindantes pudieran huir de los rigores del verano mientras socializaban con sus convecinos.

Abhaneri, la localidad en la que se halla emplazado el aljibe escalonado de Chand Baori, está situada a 90 km de Jaipur. Desde el Jaipur Sanganer Airport pueden cogerse autobuses o taxis para desplazarse a Abhaneri. También podemos llegar a la ciudad que alberga este maravilloso aljibe escalonado por tren y desde la estación de Dausa, una población ubicada a 30 kilómetros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *