Guía de viaje a la India

Fatehpur Sikri, la ciudad fantasma

Si alguien quiere comprobar lo que el tiempo puede hacer con las ciudades sólo tiene que acudir a Fatehpur Sikri, una ciudad que está cerca de Agra, en el estado de Uttar Pradesh, en el noroeste de la India. O sea: a tiro de piedra del Taj Mahal. Quien acuda a visitar el archiconocido mausoleo construido a orillas del río Yamuno no debería olvidar el visitar Fatehpur Sikri. Esta ciudad, que parece hoy una ciudad fantasma, fue en su tiempo capital del Imperio Mogol. ¿Qué condujo a esta ciudad a ese declive? Fue la falta de agua, por lo que se ve, lo que hizo que los habitantes de Fatehpur Sikri tuvieran que abandonar esta ciudad.

Fatehpur Sikri nació en el siglo XVI gracias al deseo del emperador Akbar de instalar en esas tierras su cuartel general. Akbar, angustiado por no poder tener hijos, acudió a consultar a Salim Christi, un ermitaño sufí que vivía en la colina de Sikri. El santo ermitaño le dio su bendición y Akbar pudo tener tres hijos. En agradecimiento al santo, Akbar decidió construir en la colina de Sikri una gran ciudad que se llamaría Fatehpur o Ciudad de la Victoria. Finalmente, la escasez de agua hizo que fuera el fuerte de Agra, mucho más abastecido, quien sirviera para defender esas tierras y para acoger a la familia imperial. Así, Fatehpur Sikri fue ocupada solamente durante 14 años (los que van del 1571 al 1585).

Guía de viaje a la India

Las cuevas de Ellora

12 cuevas budistas, 17 hindúes y 5 jainíes es nada más y nada menos que lo que ofrece al turista que visita India un enclave único conocido como las cuevas de Ellora. Conocida antiguamente como Elapura, Ellora es una localidad ubicada en el estado federal (pradesh) de Maharashtra, a unos 30 km de la ciudad de Aurangabad, en el centro oeste de la India.

Ellora es mundialmente conocida por sus monasterios y templos excavados en la roca a lo largo de una línea continua de dos kilómetros de paredes basálticas de los montes Charanandri. Las treinta y cuatro cuevas de Ellora, que han sido numeradas de sur a norte y que son una muestra colosalmente monumental de la espiritualidad de las tres religiones (hinduismo, budismo y jainismo) que, durante siglos, han convivido pacíficamente en la India, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1983.

Para visitarlas basta coger un autobús en Aurangabad o un jeep compartido. También se puede disponer, para ir de una cueva a otra, de un servicio de rickshaw.

Guía de viaje a la India

Viajar en tren por India

Si hay un medio de transporte fundamental en India ése es el ferrocarril. El tren es un medio de transporte insustituible a la hora de desplazarse por un país tan inmenso como éste. La extensa y compleja red ferroviaria india, herencia del dominio británico, cubre más de 60.000 km, tiene cerca de 7.000 estaciones y transporta a diario a más de doce millones de personas. Sólo las redes ferroviarias de China o Rusia superan en extensión a la

El turista que llega a India tiene en el ferrocarril un aliado excepcional para desplazarse de una manera económica entre los diferentes puntos del país. La experiencia, además, puede resultar muy enriquecedora. Nada mejor que un viaje en tren por India para entrar en contacto con la vida diaria del país y con algunos de sus aspectos más pintorescos.

Guía de viaje a la India

Prepara tu viaje a la India con in2Light

Tras cuatro años de experiencia en India trabajando como voluntarios en distintas ONG´s, empresas indias y empresas internacionales con filial en India, desde 2014, Ion y Olga o in2Light aportan una solución global enfocada al turismo, recolocación, organización de agendas comerciales etc. para empresas y particulares. Ofrecemos un trato personalizado. Nos adaptamos a las necesidades y dificultades del cliente, solventándolas de manera impecable. Creemos que la calidad se consigue con el conocimiento del medio donde se desarrolla el trabajo. Por eso, contamos con un equipo profesional tanto en India como en España. Buscamos que la prioridad de todo viajero sea disfrutar con un viaje hecho a su medida, y que aquellas personas que se trasladan por trabajo, se adapten de la manera más rápida posible. Todo esto con ahorro en tiempo y dinero. Mientras nuestros clientes se encuentren en India, hacemos soporte y seguimiento de su estancia. En todo momento, pueden contar con in2Light para solucionar cualquier problema. El conocimiento y el soporte en el país es lo que hace que seamos diferentes. Para que India sea más fácil cuenta con in2Light.

Guía de viaje a la India

Moverse por la India

Vale. Lo que tanto has soñado ya se ha hecho realidad. Ya has llegado a la India. Has aterrizado en el aeropuerto Indira Gandhi de Delhi tras hacer escala en Heathrow (Londres), Sheremtyevo (Moscú) o Dubái (recuerda que no hay vuelos directos desde España a India) y ahora tienes que moverte por este inmenso país. ¿Qué medios tienes a tu alcance?

A la hora de pensar en los desplazamientos interiores por India debes pensar, ante todo, que India es una especie de subcontinente. Algo inmenso, vamos. Y que desplazarse de un extremo a otro puede no ser todo lo sencillo que quisieras. Después de todo, no todos los medios de transporte están desarrollados como lo pueden estar en nuestro país. En este artículo vamos a intentar dar cuatro pinceladas sobre los diferentes medios de transporte que se pueden usar a la hora de moverse por India.

Guía de viaje a la India

Cómo obtener el visado para viajar a India

Si ya te has decidido a viajar a la India debes saber que no te bastará con el simple pasaporte para poder entrar en la India. Para hacerlo, necesitarás un visado vigente. Existen diversos tipos de visados para la India. El visado dependerá del tipo de viaje que vayas a realizar y del tiempo que vayas a pasar en la India.

A la hora de calcular la vigencia de un visado hay que tener en cuenta que los visados empiezan a contar desde el momento mismo en que son expedidos y no desde el momento de entrar en el país.

Guía de viaje a la India

Mandu

Todos los imperios acaban tarde o temprano por caer. Ésa es la enseñanza que nos deja la Historia. Por suerte, la mayor parte de ellos dejan tras de sí alguna serie de restos que nos ayudan en cierto modo a reconstruir cómo fueron y a imaginarlo. Un país milenario como la India obedece a esta máxima y nos ofrece un magnífico catálogo de restos arqueológicos que permite reconstruir el ayer de un país con tantos recovecos históricos como rincones maravillosos para visitar.

Uno de esos rincones es la localidad de Mandu. Situada en el noreste de la India, en el estado de Jharkhand, Mandu fue durante muchos años capital de un impero. Sus defensas naturales (la meseta de Malwa al norte y el valle del río Narmandá al sur), unidas a su fortificación artificial (Mandu posee unas murallas con 37 kilómetros de longitud y 12 puertas de entrada) le permitieron mantener este privilegio. Es precisamente dentro de ese recinto amurallado donde podemos encontrar una excelente colección de palacios, mezquitas y templos jainistas del siglo XIV.

Guía de viaje a la India

Goa, algo más que playas

Es inevitable y, hasta cierto punto, lógico. Se pronuncia el nombre de Goa y nuestra imaginación empieza a llenarse de imágenes de playas paradisíacas en las que las olas parecen lamer los palmerales y en las que el tiempo se vuelve una sustancia estática y ajena a sus propias leyes. El pequeño estado de Goa, ubicado en la costa oeste de la India, a unos 400 km al sur de Bombay, posee, sí, algunas de las playas más espectaculares del país. Nombres como los de Anjuna, Bogmalo, Cola Beach o Galgibag se hacen casi míticos en la imaginación de aquellas personas que deseen disfrutar de unos días a orillas del mar en la India. Con mayor tranquilidad (en los casos de Cola Beach o Galgibag) o disfrutando de un mayor ambiente (en los de Bogmalo y, sobre todo, Anjuna, que se hizo famosa allá por los setenta por ser centro de atracción de legiones de hippies), las playas de Goa son un destino turístico de primer orden para todas aquellas personas que, visitando la India, quieren disfrutar de sus costas.

Pero Goa es mucho más que sus playas. En Goa, sin ir más lejos, puede encontrarse una magnífica colección de iglesias que, en 1986, fueron declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Guía de viaje a la India

Jaipur, la ciudad rosa

Jaipur es una de las ciudades imprescindibles en todo viaje a la India. Conocida como “la ciudad rosa”, Jaipur fue construida con estuco rosado para, de ese modo, imitar la arenisca de las tierras circundantes. Ese color rosa asalmonado está asociado a dos conceptos. Uno de ellos es el de la suerte. El otro, el de la hospitalidad.

Jaipur, fundada en 1728 por el maharajá Jai Singh II, no es una ciudad milenaria como lo es Benarés. Jaipur es una ciudad pre-moderna, mucho más racional en su urbanismo que la ciudad asentada a orillas del Ganges. El diseño urbanístico de Jaipur, inspirado en el Shilpa Sastra, un antiguo tratado de arquitectura hindú en el que se recogen los principios de la arquitectura perfecta, la convierten en una ciudad simétrica dividida en nueve cuadrantes y rodeada por una muralla almenada con once puertas de entrada a la ciudad. De los nueve cuadrantes que forman Jaipur, dos de ellos están ocupados por dependencias palaciegas. Las calles principales de Jaipur tienen 33 metros de anchura con unas calzadas de 4 metros.

Ubicada 260 kilómetros al suroeste de Delhi, con la que está conectada, además de por una buena carretera, por tren y por avión, y 240 al oeste de Agra, en mitad de un paisaje semidesértico, Jaipur posee un importante patrimonio histórico-artístico. Con unos bazares tan atractivos como multicolores, unos opulentos y llamativos palacios y los havelis de los comerciantes (típicas casas con patio), Jaipur es uno de esos destinos que abundan en la inmensa India y en los que no faltan diversos lugares de inexcusable visita.

Guía de viaje a la India

Benarés: más antigua que la Historia

Si alguna ciudad india puede ser considerada ciudad sagrada ésa es Benarés (en hindi Varanasi). Benarés, una de las ciudades más antiguas del mundo, se encuentra ubicada en el estado de Uttar Pradesh, en el norte del país, a orillas del río Ganges. Los arqueólogos hablan de una antigüedad de más de cuatro mil años, algo que podría cuadrar perfectamente con la leyenda hindi que cuenta que Benarés fue fundada por el dios Shiva unos tres mil años antes de Cristo. Un magnífico periodista como fue el escritor Mark Twain escribió de Benarés: «Benarés es más antigua que la Historia, más antigua que las tradiciones, más vieja incluso que las leyendas, y parece el doble de antigua que todas juntas».

Centro comercial, industrial, educativo y artístico, Benarés es, junto a Mathura, Dwaraka, Puri, Rameswaran, Gaya y Ujjain, una de las siete ciudades sagradas del hinduismo. Que también lo sea para el jainismo y el budismo la convierten en un lugar de referencia mundial en la historia de las religiones. Quizás en ninguna otra ciudad de toda la India pueda comprenderse la espiritualidad del pueblo indio como se hace en los ghats de la ciudad, esas escaleras de piedra que descienden hacia el Ganges y en cuyos peldaños se sientan creyentes, ancianos y enfermos que esperan la llegada del amanecer para purificarse con las aguas del sagrado río hindú y honrar al dios del Sol.