Yoga

Cuatro asanas de fuerza

De entre los diferentes tipos de asanas en los que se fundamenta la práctica del Yoga, las asanas de fuerza son aquéllas en las que el peso del cuerpo se apoya en las manos o antebrazos quedando en muchos casos de ellas el cuerpo suspendido y en equilibrio.

Las asanas de fuerza sirven para fortalecer manos, brazos, espalda y abdomen.
Para realizar las asanas de fuerza recomendamos el asesoramiento de un profesor cualificado que oriente a la persona sobre cómo efectuar las posturas para, de ese modo, evitar posibles lesiones.

En este post hemos recogido diversas asanas de fuerza para ti, algunas de ellas en las que se trabaja especialmente la parte del abdomen.

Yoga

Yamas: el primero de los ocho pasos hacia la supraconciencia

De entre la bibliografía clásica del Yoga hay que destacar Los Yoga Sutras de Patañjali, una obra redactada por el sabio indio Patañjali, personaje clave de la literatura yóguica y que, se cree, vivió en el siglo III a.C.. Los Yoga Sûtras de Patañjali es un conjunto de textos escritos en sánscrito en los que recogen una serie de sutras o aforismos. Estos sutras y aforismos nos muestran cuáles son los ocho pasos que todo yogui debe seguir para alcanzar la visión del alma.

Estos ocho pasos deben ser escrupulosamente respetados por cualquier escuela de Yoga. Al fin y al cabo, todas las escuelas provienen de una primera rama y esa rama es la que, para muchos historiadores del Yoga, inauguró de manera teórica Patañjali poniendo palabras a lo que ya venía realizándose desde hacía tiempo.

En nuestro artículo dedicado a las etapas del Yoga ya hicimos una relación de cuáles eran esas ocho etapas u ocho pasos que deben seguirse para verse beneficiado con todas las virtudes del Yoga. Esos ocho pasos eran los siguientes: Yama o correcta relación con los demás, Niyama o autocontrol personal, Asanas o posturas o ejercicios adecuados, Pranayama o respiración adecuada, Prathyahara o abstracción de los sentidos, Dharana o concentración, Dhyana o meditación, reflexión y contemplación, y, finalmente, Samadhi o supraconciencia.

En esta sección dedicada al Yoga y su práctica ya hemos dedicado más de un artículo a las diferentes asanas, a algunos ejercicios de respiración y a alguna que otra técnica de meditación. En esta ocasión vamos a intentar profundizar en los Yamas, el primer conjunto de pasos de los ocho que hay que dar en la ruta marcada por Patañjali para alcanzar la supraconciencia.

Yoga

Principales técnicas de meditación

Con notable ligereza y de manera más habitual de lo que fuera deseable se suelen asociar los términos de Yoga y meditación convirtiéndolos en términos casi sinónimos. No hace falta decir que Yoga y meditación no son los mismo, aunque la segunda sea una gran compañera del primero y pueda alcanzarse con mayor sencillez cuando se practica el Yoga.

Sobre lo que es o no es meditación se suele hablar también con notable ligereza. Si tuviéramos que definir la palabra meditación podríamos hacerlo hablando de ella como de una técnica o conjunto de técnicas orientadas a conseguir que nuestra mente y nuestro cuerpo tengan una comunicación fluida y completa. La liberación de la conciencia será, también, uno de los objetivos prioritarios de la meditación.

Yoga

Yoga en casa

Estás decidido o decidida a practicar Yoga pero tienes algo claro: lo quieres hacer de la manera más cómoda posible y sin tener que desplazarte para practicarlo a ningún centro, gimnasio, etc. Es decir: quieres practicar Yoga en tu casa.

Para practicar Yoga en casa debes, ante todo, marcarte una pauta. El mantenimiento de una rutina es, en el Yoga, fundamental a la hora de obtener de él sus máximos beneficios. En este artículo queremos darte una serie de consejos para que puedas establecer una rutina a la hora de practicar Yoga en casa.

Yoga

Yoga infantil

El comienzo de cada curso escolar conlleva para los padres la búsqueda de algún tipo de tarea extraescolar para los más pequeños de la casa. Dichas tareas suelen relacionarse a menudo con el aprendizaje musical, la potenciación de algún idioma y, fundamentalmente, alguna práctica de carácter deportivo (natación, fútbol-sala, baloncesto…). Lo que los padres buscan, fundamentalmente, al potenciar la práctica deportiva en sus hijos es un tipo de actividad que al mismo tiempo que divierta a los niños aporte beneficios para su desarrollo físico y psíquico.

Una actividad idónea para conseguir los objetivos señalados sería el Yoga. La práctica del Yoga a nivel infantil puede ser una buena manera de aunar relajación y concentración.

Yoga

El Namaste

El Namaste es uno de los conceptos capitales en el Yoga. De hecho, es un concepto fundamental en toda la forma de entender la vida para muchos hindúes. El Namaste es el saludo de cortesía entre dos budistas cuando se encuentran o desean iniciar una conversación.

Si tuviéramos que traducir la palabra Namaste lo haríamos recurriendo a la expresión “yo me someto a ti”. Eso sería lo que querría decir, aproximadamente, esta palabra proveniente del sánscrito. En cierto modo, al saludarse mediante el Namaste lo que una persona está haciendo es reducir el ego o negarlo de manera radical ante la presencia del otro. Gracias al Namaste, el otro se convierte en lo importante. Si el gesto es sincero y se realiza desde lo más hondo del alma, el Namaste crea un vínculo estrecho y genuino entre las dos personas. El Namaste, de alguna manera, allana las diferencias y salta por encima de intereses, expectativas y roles sociales de las personas que lo practican.

Yoga

El método Iyengar Yoga

De entre las ramas del Yoga, el Iyengar Yoga es aquél que presta un interés más especial a la alineación corporal. Perseguir una correcta alineación de cabeza, columna vertebral, caderas y pies en pos de una mejora postural es, finalmente, el objetivo del Iyengar Yoga. Para alcanzar dicho objetivo, el Iyengar Yoga alienta el uso de accesorios y utensilios como pueden ser mantas, almohadas, bloques, sillas, correas, etc. La práctica del Iyengar Yoga, además, ayuda a aumentar la flexibilidad y la fuerza muscular. Las personas que tienen sobrepeso o que, por cuestiones de edad o enfermedad, no están en buena forma, pueden encontrar en el Iyengar Yoga una buena puerta de entrada al universo Yoga.

El Iyengar Yoga, que se enseña en todo el mundo, nació a partir de las enseñanzas de B.K.S. Iyengar (1918-2014) y es, en cierto modo, una derivación del Hatha Yoga. B.K.S. Iyengar llegó al mundo del Yoga buscando un tipo de práctica que le permitiera fortalecerse físicamente. Buscar la postura perfecta y la alineación correcta de las diferentes partes del cuerpo sirvió a B.K.S. Iyengar para alcanzar esos objetivos.

Yoga

Los mantras

No se pueden entender el Yoga y la meditación trascendental sin contar con la inestimable ayuda de los mantras. El mantra no es otra cosa que una palabra o un conjunto de unas pocas palabras que, poseyendo una vibración especial, pueden inducir a la persona que las recita a un estado determinado de consciencia.

La palabra mantra proviene de la fusión de dos términos sánscritos: mantra (que significa mente) y tra (que significa liberar). Mantra, pues, significaría liberar la mente, y ésa es, en definitiva, la finalidad que los mantras desempeñan en el yoga.

Escritos habitualmente en sánscrito o en tibetano, los mantras poseen, para muchos practicantes hinduistas o budistas, una dimensión mágica. Budistas e hinduistas sostienen que los mantras sirven para evitar peligros, aliviar las enfermedades, consolar de las desgracias y suponen una ayuda inestimable a la hora de superar esos pequeños problemas que nos asaltan a diario.

Los mantras actúan de una manera subliminal. Al vibrar de una manera determinada, se activan determinadas energías, y esas energías nos empujan hacia un nivel determinado de consciencia.

Ayurveda

El masaje Ayurveda

La medicina Ayurveda, como toda medicina natural preocupada de promover una atención integral a la persona (tanto a nivel corporal como a nivel mental), no podía renunciar a los beneficios que, para el cuerpo y la salud, pueden tener los masajes.

Dentro de la tradición Ayurveda podemos encontrar diversos masajes que nos servirán para mantener el cuerpo más joven, fuerte y sano. El masaje Ayurveda, pues, es un masaje típicamente preventivo: su función no es tanto sanar lo enfermo como prevenir que la enfermedad pueda adueñarse del cuerpo.

Yoga

Posturas de Hatha Yoga

El Hatha Yoga es una de las cinco ramas o vías principales del camino del Yoga. El Hatha Yoga es, entre todas ellas, el estilo más practicado en el mundo. Este estilo de Yoga combina elementos físicos con la meditación y la espiritualidad.

De la rama central del Hatha Yoga han ido naciendo ramas que, pese a tener diversos enfoques en aspectos puntuales, mantienen, combinando asanas (posturas físicas), pranayamas (ejercicios respiratorios) y meditación, unas bases comunes. El Iyengar Yoga, el Asthanga Yoga, el Kundalini Yoga o el Bikram Yoga son, entre otros, algunos de esas derivaciones del Hatha Yoga. De ellas ya os hablamos en el post dedicado a los estilos del Hatha Yoga. También os hemos hablado de los beneficios que puede proporcionar la práctica del Hatha Yoga. Una mayor flexibilidad, una mayor fuerza muscular, una mejora postural, una mayor tonificación corporal y una mayor sensación de relax serían algunos de esos beneficios del Hatha Yoga.

Todos los maestros del Yoga indican cómo el Hatha Yoga es una vía del Yoga idónea para ser practicada por cualquier persona. Escoger las asanas más adecuadas a cada edad y característica física será fundamental para obtener los máximos resultados de la práctica del Hatha Yoga.

Ahora bien: ¿cuáles son las principales posturas del Hatha Yoga? Te hablaremos aquí de cinco posturas principales: la de la cobra, la del camello, la del saltamontes, la del arco y la del triángulo extendido.