Guía de viaje a la India

Practicar glamping en India

Toma dos conceptos que parecen antitéticos e intenta unirlos en tu imaginación. Uno de esos conceptos es glamour. El otro, camping. ¿Pueden ambos conceptos unirse en una nueva forma de oferta turística? Sí. El resultado de esa fusión es lo que se conoce con el nombre de glamping o, lo que es lo mismo, una forma de disfrutar de manera glamurosa en medio de la naturaleza.

El concepto de glamping está unido indisolublemente a la versatilidad. Cada espacio geográfico ofrecerá su propio tipo de alojamiento: un tipi, una canva, una yurta, un iglú, una tienda de safari, una casa en un árbol… El elemento común a todos estos tipos de alojamiento será la comodidad y el lujo (digno de los mejores hoteles) y su contacto y fusión directos con el paisaje de la zona.

India es un lugar idóneo para la práctica del glamping. De hecho, podemos considerar que el glamping es, en India, el resultado natural de la evolución de lo que históricamente fueron los palacios móviles de los sultanes otomanos.

Guía de viaje a la India

Ladakh, un paisaje lunar junto al Himalaya

Ladakh no es, seguramente, uno de los destinos turísticos más conocidos de India, pero sin duda no podemos dejar de recomendarlo a todos aquellos turistas que viajen a India buscando un paisaje único y espectacular.

Cuando hablamos de Ladakh hablamos de una región ubicada en el extremo norte de India, incrustada entre los Himalaya, a más de 3.000 metros de altura (existen puntos ubicados a más de 6.000 metros), y muy cercana a la frontera con Pakistán.

Si tuviéramos que describir Ladakh lo haríamos hablando de un gran altiplano rodeado de inmensos picos y recorrida por el río Indo. Ladakh tiene unas características propias muy marcadas, lo que hacen de él un lugar especial dentro de todos los que pueden ser visitados en India. Aquí, el budismo es la religión predominante, y toda la geografía de la región está salpicada de monasterios budistas (gompas). Es ese predominio del budismo y ese paisaje que tiene algo de lunar salpicado de gompas lo que hace que Ladakh sea conocido como “el pequeño Tíbet”.