Guía de viaje a la India

La ruta de las especias

Una de las primeras actividades comerciales de la historia fue la comercialización de especias. Desde hace siglos las especias cultivadas en Oriente han sido valoradas en Occidente. Las especias traídas de Oriente han servido en Occidente para transformar los sabores de las comidas, para conservar alimentos, para elaborar perfumes, para ser aplicadas en la medicina tradicional, para tintar ropas…

Fueron los intermediarios árabes, dueños principales del mercadeo internacional, quienes llevaron a Occidente las especias que se cultivaban en todo Oriente y, en especial, en la India.
La economía de la India no sería la misma si históricamente no se hubiera dedicado, en buena medida, a la producción de especias. Ella es, de hecho, uno de sus principales motores económicos. La Spice Board India, comisión gubernamental encargada de supervisar y analizar todo lo referente a las especias, dio hace ya unos años un dato que puede servir para hacernos una idea de hasta qué punto la producción de especias es hoy importante en la India. Según la referida comisión, la producción y comercialización de especias mueve en la India más de 4 billones de dólares.

El peso de las especias en la economía actual de este país no es sino reflejo directo de la importancia que las especias han tenido históricamente en la India. Lugar destacado en el comercio de especias entre Oriente y Occidente, fue el estado indio de Kerala el que hace ya unos años promovió un proyecto turístico que puede resultar de gran interés para muchos visitantes de la India: el de revivir la legendaria ruta comercial de la Ruta de las Especias. Este proyecto fue apoyado por la Organización Mundial del Turismo y por 31 países por los que pasaba la Ruta de las Especias. Entre dichos países cabe destacar Turquía, Singapur, Omán, China, Bangladesh o Sri Lanka. No en vano, la Ruta de las Especias fue muy importante para, durante la Edad Media, impulsar el desarrollo económico de todos esos países.

Guía de viaje a la India

Platos típicos de la India

Cuando se visita un país con una cultura milenaria, la gastronomía se convierte en un atractivo más. India, en esto, no es una excepción. La riqueza de la gastronomía de la India es el resultado de la suma de prácticas culinarias y de ingredientes durante siglos y siglos. Si eres amante de los guisos, las legumbres, el arroz y las verduras encontrarás en la comida de la India una especie de paraíso.

La gran variedad culinaria de la India permite saborear un sinfín de platos muy diversos y preparados de muy distintas maneras, todas ellas fundamentadas en el uso profuso de especias como el cardamomo, el azafrán, el clavo, el jengibre, la cayena o el clavo. Cada Estado o cada zona del país tiene su propia manera de entender la gastronomía y su propia manera de aderezar sus platos. Un ejemplo claro lo encontramos en el uso del picante: en el norte del país, por ejemplo, tienden a hacer platos más picantes que en el sur.

Sea cuales sean los manjares que van a degustar, los habitantes de la India acostumbran a comer en un único plato, comiendo todos los comensales de él y con la mano derecha (la izquierda se utiliza para “cosas impuras”). En los lugares turísticos, sin embargo, suelen servirse cubiertos para que los visitantes más escrupulosos puedan comer a gusto.

La riqueza gastronómica de la India hace que escoger una serie de platos entre las comidas típicas del país no resulte una tarea sencilla, pero en este artículo vamos a señalar algunos de los más típicos e importantes platos de la India.

Guía de viaje a la India

Comprar en la India

La oferta comercial en la India es inacabable. Telas, especias, joyas y una amplia variedad de artesanías diversas se amontonan en los bazares de la India llamando la atención del turista. Éste, acostumbrado a otro tipo de mercados y centros comerciales, puede sentirse avasallado no sólo por la variedad de la oferta sino también por las técnicas de publicidad empleadas por los vendedores de estos bazares para “colocar” sus artículos.

Un bazar es un bazar y ahí los gritos están a la orden del día. Del mismo modo que en los mercados más tradicionales y populares de nuestro país se pregonaba a gritos la excelencia de un determinado pescado o la saludable frescura de alguna verdura, los vendedores de los bazares y mercados callejeros de la India intentan atraer a gritos la atención del turista y éste, acostumbrado a los casi asépticos centros comerciales que han acabado imperando en Occidente, puede sentirse un poco aturdido dentro de ese batiburrillo de aromas, colores y sonidos.

Saber cómo moverse en dicho ambiente es fundamental para comprar como es debido y a buen precio. En este artículo vamos a dar varios consejos para comprar en la India.

Guía de viaje a la India

Mercados de la India

En pocos lugares se muestra el alma viva de una ciudad como en sus mercados. Los mercados nos hablan de las costumbres gastronómicas de sus ciudades y de su vitalidad. En la India, esta afirmación adquiere su máximo sentido. Si la India es un país de infinitos contrastes, ningún lugar para comprobarlo como sus mercados.

En los mercados de la India compiten entre sí mil y un colores, mil y un aromas, mil y una texturas. En los mercados de la India compiten en intensidad los colores de las especies y las flores que en ellos se venden con el color de las sedas estampadas de las ropas típicas de la India.

Ningún viajero que acuda a la India debería dejar pasar la oportunidad de visitar uno de sus maravillosos e inolvidables mercados. En este artículo vamos a recomendar algunos de los que, sin duda, son algunos de los mejores y más llamativos mercados de la India.

Guía de viaje a la India

Las ropas de la India

Cuando se habla del colorido de la India puede hablarse de muchas cosas. Se puede hablar, sin duda, del estallido luminoso de los puestos de especies callejeros. Ahí, en esos tenderetes iluminados con la luz natural, encontraremos el rojo de la aljholva (una de las especias que se utiliza para realizar el curry), el amarillo casi anaranjado de la asafétida o hing, el verde pálido del cardamomo… mil y un colores que convierte la visita a cualquiera de los múltiples puestos callejeros de especias que hay en la India en una experiencia inolvidable.

Hablar del colorido de la India es, también, hablar de los puestos de tintes naturales. La cáscara de la granada o la cúrcuma sirve para obtener tonos rojos y añiles que las mujeres hindús utilizan para teñirse el cabello, y los puestos callejeros de tintes naturales se convierten en una especie de catálogo Pantone en el que se pueden encontrar los más llamativos colores.

Finalmente, hablar del colorido de la India es hablar de la ropa de sus habitantes. Al natural de la India (sobre todo si es mujer) le gusta la ropa llamativa y colorida. Abigarradamente salpicada de motivos y colores chillones que convierten las calles en todo un espectáculo para quienes llegan a la India acostumbrados a la mucho más discreta y menos expresiva forma de vestir occidental.

Guía de viaje a la India

Fiestas principales de la India

Sin duda, una buena manera de conocer cómo es una cultura es comprobar cómo se divierten los miembros de dicha cultura cuando llegan sus días de fiesta. Las festividades de un país son, de hecho, una de las muestras principales de su cultura. Hay, por ejemplo, culturas que levantan castillos humanos en la plaza mayor del pueblo, culturas que centran sus festividades en la danza típica del lugar y culturas que convierten en actos imprescindibles los festejos taurinos. Para conocer dichas culturas es preciso conocer esos festejos y la forma particular de celebrar de cada lugar.

Quien quiera conocer mejor la rica y variada cultura de la India podrá optar por visitar los diversos lugares de este inmenso país asiático cuando en ellos se celebre alguna festividad. En este artículo queremos realizar una relación de las principales fiestas indias y proporcionar las fechas en las que se celebran para que, así, quien quiera visitar la India pueda hacerlo en las fechas idóneas para disfrutar de alguna de esas fiestas.

Guía de viaje a la India

Consejos para viajar en autobús por India

Uno de los errores que se suelen cometer de manera frecuente cuando se piensa en la India es el de imaginarla con mentalidad europea. Así, nos podemos imaginar que un autobús o un autocar indio viene a ser una réplica de lo que vendría a ser un autobús o un autocar de nuestro país. Craso error. Nadie desaconsejaría, por ejemplo, desplazarse en autocar entre Barcelona y Madrid y viceversa. Pero eso no sucede con el autobús en la India. Basta recorrer algunos blogs para coger una cierta prevención a la idea de desplazarse en autobús por la India.

Si te sumerges en algunos blogs o visitas algunas webs encontrarás a gente que no recomienda bajo ningún motivo moverse en autobús en India. Hablan de mala conducción, de falta de seguridad, de autobuses en mal estado… Sin duda, un panorama tétrico. Nosotros te hablaremos del autobús en la India como de un medio más para desplazarte por ese maravilloso país. Después de todo, no todas las personas vivimos lo exótico o lo diferente del mismo modo. Eso sí, lo reiteramos, no esperes encontrar en los autobuses y autocares de la India una réplica de los autobuses que circulan por Madrid o Barcelona o de los autocares de Alsa o de Avanza, por citar sólo a dos empresas de autocares españolas. En India, ya sabes, todo es más exótico. India is different.

Guía de viaje a la India

Consejos para conducir en la India

A la India se puede ir de muchas maneras y se puede visitar de muchos modos. Una de ellas es recorrerla conduciendo un coche de alquiler. El coche de alquiler concede una libertad que no conceden otros medios de transporte. Eso sí: optar por conducir en la India supone afrontar una serie de retos, el principal de ellos vencer las múltiples situaciones de nerviosismo y estrés a las que, sin duda, deberá enfrentarse quien desee conducir en la India.

Y es que la circulación en la India se puede resumir en una palabra: caos. Caos porque muchas carreteras están en mal estado. Caos porque las calles y carreteras están llenas de animales que, como animales que son, se mueven a su entero capricho. Caos porque el parque automovilístico indio no da las suficientes garantías. Caos porque hay muchos peatones que invaden la calzada y caracolean entre el tráfico. Y caos, finalmente, porque el concepto atender a las normas de circulación no está muy interiorizado en el conductor medio indio.

Guía de viaje a la India

Harmandir Sahib: la Meca de los sijs

El lugar sagrado por excelencia de la religión sij es el templo de Harmandir Sahib (Casa de Dios). Ubicado en la ciudad de Amritsar, en el norte del país y cerca de la frontera con Pakistán, Harmandir Sahib es conocido también como Darbar Sahib o como Templo Dorado.

La religión sij nació a caballo de los siglos XVI y XII a raíz de un conflicto entre las doctrinas del hinduismo y las del islam. La fundación del sijismo se le atribuye al Gurú Nanak. Él fue el fundador de esta religión monoteísta (el sij cree en un dios panteísta) que tiene recogidos sus principios fundamentales en el Gurú-grant-sahib, el que es considerado el libro sagrado de los sijs y que recoge las enseñanzas de los diez gurús del sijismo.

En la actualidad, el sijismo cuenta con alrededor de 23 millones de fieles. Del mismo modo que los seguidores del islam deben realizar una peregrinación a La Meca una vez en la vida, un creyente sij debe, al menos también una vez en la vida, visitar el templo de Harmandir Sahib. Hay muchos fieles que aprovechan su matrimonio o el hecho de tener un hijo para realizar dicha peregrinación.

Guía de viaje a la India

Los puentes vivientes de Cherrapunji

Una de las regiones más lluviosas de la tierra se encuentra en la India. La región de la que hablamos, azotada anualmente y de manera brutal por las lluvias monzónicas, es el estado de Meghalaya. Situado en el este del país, es en ese estado en el que se encuentra Cherrapunji, una pequeña localidad que se ha hecho mundialmente famosa por poseer desde hace siglos lo que se conoce como puentes vivientes.

Las colinas de la ciudad de Cherrapunji están surcadas por múltiples ríos y arroyos. Es en esas colinas, separadas por arroyos, donde crece el Ficus elastica. Este árbol es un árbol de la familia de los árboles del caucho y sus raíces secundarias nacen en la parte alta de su tronco para posarse sobre las rocas de la otra orilla formando esa especie de puentes construidos a base de raíces a los que llamamos puentes vivientes.

Los puentes vivientes de Cherrapunji no son en exclusiva fruto de la naturaleza. La mano del hombre ha tenido mucho que ver con su existencia. Los viejos habitantes de Cherrapunji descubrieron que los puentes vivientes podían ser un excelente sistema para pasar de un lado a otro de los arroyos y por eso decidieron “forzar” a los árboles o moldearlos para que llegaran con sus raíces a la otra orilla.