Yoga

Yoga para mejorar la vida íntima

yoga y vida sana

Tarde o temprano se acaba hablando de él cuando se habla de momentos íntimos. Desde que lo escribiera el maestro Vasyayana, el Kama Sutra se ha convertido en una especie de mito. Quien lo ha leído o ha intentado conocerlo un poco más allá de la mitología creada en torno a él sabe que el Kama Sutra es mucho más que un libro, por mucho que para muchas personas haya quedado única y exclusivamente como tal.

De las posturas del Kama Sutra se han dicho muchas cosas. Una de ellas, que hay posturas casi imposibles, posturas que sólo pueden realizarse si se posee una fuerza y una flexibilidad especial.

Proporcionar fuerza y flexibilidad son, entre otras, algunas de las virtudes de la práctica del Yoga. O sea: que el Yoga es un excelente camino para enriquecer nuestra vida íntima. Al aumentar nuestra fuerza y flexibilidad, el Yoga nos permite incrementar el número de posturas eróticas que podemos ejecutar. En este post vamos a proponerte cuatro posturas de Yoga que, reforzando nuestra flexibilidad y nuestra fuerza y tonificando caderas, muslos, glúteos y abdominales, sirven para mejorar nuestra vida íntima.

Yoga

El AeroYoga®

Hace unas semanas ya dedicamos uno de nuestros post al Woga una adaptación muy particular del Yoga caracterizada por reunir una serie de asanas o posturas de Yoga que deben realizarse dentro del agua.

En esta ocasión vamos a posar nuestra atención en otra adaptación del Yoga. En esta ocasión, la adaptación del Yoga tradicional está, incluso, registrada, y recibe el nombre de AeroYoga®.

El AeroYoga® fue registrado por Rafael Martínez, su creador, para toda la Comunidad Europea, y surge de la unión entre el arte y diferentes disciplinas como pueden ser el Natha Yoga, el Mallakhamab Rope, el Ayurveda y el Pilates. Rafael Martínez, licenciado en Bellas Artes y practicante de Yoga desde hace más de tres décadas, creó el AeroYoga® concibiéndolo como un proceso de formación y desarrollo personal de un cuerpo que es entendido como una obra de arte.

Yoga

Las asanas sentadas

De entre los diferentes tipos de asanas que podemos escoger para realizar nuestras prácticas de Yoga, vamos hoy a centrarnos en señalar las virtudes de algunas asanas que se realizan en posición de sentados.

Las asanas sentadas cumplen, entre otras, las siguientes funciones:

  • Aportan elasticidad a caderas, músculos inguinales, rodillas y tobillos.
  • Eliminan la tensión del diafragma y la garganta, lo que permite una respiración más sencilla y suave.
  • Aportan firmeza a la columna vertebral.
  • Mejora la circulación sanguínea general.
Yoga

El Yoga en el agua

En los diferentes artículos que venimos dedicando al Yoga ya hemos resaltado cómo no existe una única forma de concebir la práctica del mismo. En su momento ya dedicamos un artículo a las diferentes ramas del Yoga. En aquel artículo mencionábamos algunas de las ramas más conocidas del Yoga. El Hatha Yoga, el Raja Yoga, el Bhakti Yoga y el Tantra Yoga eran algunas de las ramas que citábamos en aquel artículo. Tras aquel artículo hemos prestado atención a métodos específicos de Yoga como el Iyengar Yoga, el Kundalini Yoga o el Brikam Yoga. En esta ocasión vamos a dedicar nuestra atención a una forma muy particular de practicar el Yoga: el Woga o Yoga en el agua.

Yoga

Los Mudras

Las manos desempeñan un papel fundamental durante la práctica del Yoga. No en vano, se considera que cada área de la mano tiene una reacción refleja con una parte específica del cerebro. Las distintas posiciones que las manos (palmas, dedos y muñecas) adoptan durante el Yoga reciben el nombre de Mudras.

Al adoptar una Mudra determinada lo que estamos haciendo es cerrar o guiar una corriente de energía que, desde la mano, se refleja en la actividad cerebral. Las Mudras son parte fundamental de la meditación y las flexiones, pliegues o uniones de palmas y dedos pueden tener un efecto terapéutico sobre cuerpo y mente.

Yoga

Bloques de Yoga

Si hablamos de la práctica del Yoga hay que hablar, tarde o temprano, de sus accesorios. La esterilla es, sin duda, el más popular de todos ellos. Junto a ella, el bloque de Yoga es imprescindible para apoyar el cuerpo y, así, buscar la manera más perfecta posible de ejecutar una asana.

Hay múltiples maneras de utilizar los bloques de Yoga: para apoyar la cabeza, la espalda o las caderas; para hacer más profunda y sentida la percepción de nuestro alineamiento; para que sirva como extensión de una de nuestras manos.

El bloque de Yoga es de mucha utilidad para aquellas personas que estén iniciándose en la práctica del Yoga y para las que padezcan algún tipo de limitación física o hayan sufrido algún tipo de lesión.