Películas y figuras de Bollywood

Cinco clásicos de Bollywood

Si entregáramos a diez personas distintas cinco hojas de papel para que escribieran las que, a su parecer, son las cinco mejores películas de la historia de Hollywood, seguramente obtendríamos cinco respuestas diferentes. Una de esas personas, por ejemplo, podría destacar los valores de una película como Ciudadano Kane. Otra, por su parte, podría valorar la maestría narrativa e interpretativa de una obra maestra como El Padrino. Si quien debe elegir es un amante de la ciencia ficción, sin duda que 2001: una odisea en el espacio no quedaría fuera de la lista. Los mitómanos, por su parte, echarían mano de títulos como Casablanca o Lo que el viento se llevó para dar cuerpo a su lista. ¿Qué queremos decir con esto? Que los gustos son muy personales, la producción mucha, y que es muy difícil que un grupo demasiado amplio de personas puedan escoger las mismas películas, los mismos libros, los mismos cuadros o las mismas partituras a la hora de seleccionar las mejores obras de un arte determinado.

Esta afirmación, que sirve para la producción cinematográfica de Hollywood, sirve también para las películas que Bollywood ha lanzado al mercado. Si preguntamos cuáles son las cinco mejores películas de Bollywood a diez personas distintas encontraremos diez listados que, aunque posiblemente tengan algunas coincidencias entre ellos, serán globalmente diferentes.

El listado de clásicos de Bollywood que vamos a ofrecer nosotros en este post no escapa a esa ley. Nuestro listado no pretende dictar sentencia. Sólo es un listado más. En él pretendemos recoger un clásico de Bollywood de cada década entre los años 50 y los 90. En cualquier caso, todas las películas que aparecen en él tienen la calidad suficiente como para hacer las delicias de todos los amantes del cine de Bollywood.

Ayurveda

El cardamomo en el Ayurveda

Si hay una especie dulcemente aromática ése es el cardamomo. De la misma familia que el jengibre, el cardamomo es una especie muy utilizada en las cocinas árabe, oriental y africana. El cardamomo, original de la India, se puede encontrar en plantaciones del sureste de la India, en Sri Lanka, Malasia, Camboya, Tailandia y Vietnam. El primer productor mundial de cardamomo, sin embargo, es Guatemala.

Entre las variedades de cardamomo, cuatro destacan de manera especial: el blanco, el negro, el verde y el cardamomo de Madagascar. De entre todos ellos, el verde es el cardamomo más utilizado. En Ayurveda se utiliza tanto éste como el negro.

Ayurveda

Cualidades ayurvédicas de la granada

La granada es uno de las frutas más apreciadas en el Ayurveda. Citada en el libro del Éxodo, en el Corán y en muchos himnos homéricos, la granada es una de las frutas más antiguas conocidas por el hombre. Está presente en múltiples culturas. Los antiguos egipcios, por ejemplo, preparaban con su jugo un vino ligero con sabor aframbuesado; los babilonios mascaban sus granos antes de la batalla para sentirse invencibles e Hipócrates recomendaba el jugo de la granada contra la fiebre y como tonificante contra la enfermedad.

Considerada “la princesa de la fruta” y originaria de Persia y de la región occidental del Himalaya, la granada ha sido cultivada durante muchos siglos en la India, en Paquistán, en las regiones caucásicas y en todo el Mediterráneo. Los bereberes la trajeron a España y fue durante la época de la conquista de América cuando las tropas españolas la llevaron a América.

Las propiedades curativas de la Granada son muchas. Por eso en el Ayurveda ocupa un lugar estelar en el escalafón de las frutas. No en vano, la granada sirve para eliminar los excesos de cualquiera de los tres doshas en el cuerpo y muy apropiada para los casos de anemia, fiebre y problemas del corazón.

Ayurveda

Los dhatus o tejidos del cuerpo humano

Ayurveda reconoce siete dhatus o tipos de tejidos en el cuerpo humano. Esos siete tipos de tejidos o dhatus son los siguientes: plasma, sangre, tejido muscular, tejido adiposo, tejido óseo, tejido medular y tejido reproductivo (semen y óvulos).

Guía de viaje a la India

Mandu

Todos los imperios acaban tarde o temprano por caer. Ésa es la enseñanza que nos deja la Historia. Por suerte, la mayor parte de ellos dejan tras de sí alguna serie de restos que nos ayudan en cierto modo a reconstruir cómo fueron y a imaginarlo. Un país milenario como la India obedece a esta máxima y nos ofrece un magnífico catálogo de restos arqueológicos que permite reconstruir el ayer de un país con tantos recovecos históricos como rincones maravillosos para visitar.

Uno de esos rincones es la localidad de Mandu. Situada en el noreste de la India, en el estado de Jharkhand, Mandu fue durante muchos años capital de un impero. Sus defensas naturales (la meseta de Malwa al norte y el valle del río Narmandá al sur), unidas a su fortificación artificial (Mandu posee unas murallas con 37 kilómetros de longitud y 12 puertas de entrada) le permitieron mantener este privilegio. Es precisamente dentro de ese recinto amurallado donde podemos encontrar una excelente colección de palacios, mezquitas y templos jainistas del siglo XIV.

Ayurveda

El Agni o fuego digestivo

Agni en sánscrito quiere decir “fuego”. Y ésa es la palabra con la que, en el marco del hinduismo, se nombra al dios védico del fuego. En el ámbito del Ayurveda, al hablar de Agni nos estamos refiriendo al elemento que permite que los alimentos ingeridos se transformen en los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para desarrollar sus funciones correctamente. Así, la característica del Agni determina la capacidad digestiva de cada individuo.

Como se puede deducir, el del Agni es un concepto clave en el Ayurveda. Si el Agni es débil, la persona estará a merced de las enfermedades. Si el Agni es fuerte y funciona correctamente, la persona gozará de un perfecto estado de salud. Para que el Agni funcione de una manera adecuada debemos respetar nuestra dieta y combinar nuestros alimentos según nos indican los principios del Ayurveda.

Guía de viaje a la India

Goa, algo más que playas

Es inevitable y, hasta cierto punto, lógico. Se pronuncia el nombre de Goa y nuestra imaginación empieza a llenarse de imágenes de playas paradisíacas en las que las olas parecen lamer los palmerales y en las que el tiempo se vuelve una sustancia estática y ajena a sus propias leyes. El pequeño estado de Goa, ubicado en la costa oeste de la India, a unos 400 km al sur de Bombay, posee, sí, algunas de las playas más espectaculares del país. Nombres como los de Anjuna, Bogmalo, Cola Beach o Galgibag se hacen casi míticos en la imaginación de aquellas personas que deseen disfrutar de unos días a orillas del mar en la India. Con mayor tranquilidad (en los casos de Cola Beach o Galgibag) o disfrutando de un mayor ambiente (en los de Bogmalo y, sobre todo, Anjuna, que se hizo famosa allá por los setenta por ser centro de atracción de legiones de hippies), las playas de Goa son un destino turístico de primer orden para todas aquellas personas que, visitando la India, quieren disfrutar de sus costas.

Pero Goa es mucho más que sus playas. En Goa, sin ir más lejos, puede encontrarse una magnífica colección de iglesias que, en 1986, fueron declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Ayurveda

Chai o té con especias

La bebida desempeña un papel determinante en la nutrición ayurvédica. Ya vimos en algún post anterior cómo la principal función de muchas bebidas ayurvédicas es generar mucha energía para el organismo, facilitar la correcta realización de la digestión, la absorción de los nutrientes y estimularlo de una manera especial. De entre todas las bebidas propias del Ayurveda hay una que, por sus beneficios y por el carácter casi ritual que rodea su elaboración, adquiere un carácter especial. Esa bebida es el chai, té con especias o té ayurvédico.

El té empezó a cultivarse en la India de manera masiva a partir de la llegada de los ingleses a principios del siglo XVII. De la mezcla de ambas culturas nació el chai o té con especias, ese té al que se le añaden especias típicamente ayurvédicas como pueden ser la canela, el cardamomo o el jengibre. Estas tres especias suelen estar presente en todo chai aunque en cada una de las regiones del país (y hasta en cada casa) el té con especias de manera ligeramente diferente. Hay zonas en las que se añade al chai el clavo de olor. En otras zonas, todo masala chai (también así se le llama) que se precie debe llevar entre sus componentes una pizca de anís estrellado. En el oeste del país, por su parte, utilizan pimienta negra para elaborar el té con especias y, en algunas ocasiones, almendras o azafrán.

Guía de viaje a la India

Jaipur, la ciudad rosa

Jaipur es una de las ciudades imprescindibles en todo viaje a la India. Conocida como “la ciudad rosa”, Jaipur fue construida con estuco rosado para, de ese modo, imitar la arenisca de las tierras circundantes. Ese color rosa asalmonado está asociado a dos conceptos. Uno de ellos es el de la suerte. El otro, el de la hospitalidad.

Jaipur, fundada en 1728 por el maharajá Jai Singh II, no es una ciudad milenaria como lo es Benarés. Jaipur es una ciudad pre-moderna, mucho más racional en su urbanismo que la ciudad asentada a orillas del Ganges. El diseño urbanístico de Jaipur, inspirado en el Shilpa Sastra, un antiguo tratado de arquitectura hindú en el que se recogen los principios de la arquitectura perfecta, la convierten en una ciudad simétrica dividida en nueve cuadrantes y rodeada por una muralla almenada con once puertas de entrada a la ciudad. De los nueve cuadrantes que forman Jaipur, dos de ellos están ocupados por dependencias palaciegas. Las calles principales de Jaipur tienen 33 metros de anchura con unas calzadas de 4 metros.

Ubicada 260 kilómetros al suroeste de Delhi, con la que está conectada, además de por una buena carretera, por tren y por avión, y 240 al oeste de Agra, en mitad de un paisaje semidesértico, Jaipur posee un importante patrimonio histórico-artístico. Con unos bazares tan atractivos como multicolores, unos opulentos y llamativos palacios y los havelis de los comerciantes (típicas casas con patio), Jaipur es uno de esos destinos que abundan en la inmensa India y en los que no faltan diversos lugares de inexcusable visita.

Ayurveda

Los malas o desechos corporales

Una buena nutrición no implica sólo una adecuada ingesta de nutrientes. Una buena nutrición implica también una buena expulsión de los desechos generados en el proceso digestivo. En el universo Ayurveda, a dichos desechos se les conoce con el nombre de malas.

Los tres malas principales son las heces (purisha o pureesha), la orina (mutra) y el sudor (sweda). Estos tres tipos de residuos están constituidos por los cinco elementos. En las heces prevalece el elemento tierra; en la orina, los elementos del agua y el fuego, y en la orina, por su parte, es el elemento agua el predominante.

Junto a estos malas principales hay otra serie de malas secundarios como pueden ser la bilis, las uñas, el pelo, la piel muerta, la sangre menstrual y otras secreciones como pueden ser los mocos, la cera o las lagañas.