Yoga

¿Qué es el Acroyoga?

En varios artículos de nuestra página hemos visto cómo, en los últimos tiempos, el Yoga va buscando nuevos caminos y nuevas formas de expresión. Hemos hablado del AeroYoga® (el Yoga que se practica en suspensión), del Yoga en el Agua o del Hot Yoga o Yoga que se practica con calor. En esta ocasión vamos a hablar de otra de estas modalidades del Yoga que, poco a poco, va ganando más adeptos: el Acroyoga.

Con el nombre de Acroyoga se conoce una fusión de acrobacia, Yoga y masaje tailandés. Los defensores de esta modalidad de Yoga defienden que la combinación de esos tres factores produce unos beneficios especiales a quien la practica.

Yoga

Matsyasana: la postura del pez

Si hay una postura de Yoga ideal para relajar la zona del cuello y evitar que se puedan producir contracturas ésa es la asana Matsyasana, llamada también “postura del pez”, una postura que, en algunos textos tradicionales, aparece calificada como postura “destructora de todas las enfermedades”. Con dicha expresión se pretende señalar las múltiples virtudes asociadas a esta postura de Yoga.

Entre las virtudes de la postura del pez figuran las siguientes:

  • Permite el estiramiento de la región cervical y dorsal de la columna vertebral. Al permitir dicho estiramiento, la postura del pez ayuda a combatir la cifosis, es decir, la formación de una curva exagerada en la parte alta de la espalda. Ese estiramiento elimina también los bloqueos de la zona de la garganta y el cuello.
  • Realza el pecho facilitando una respiración profunda y yóguica. Gracias a la Matsyasana, los pulmones se liberan de todo tipo de inhibición y adquieren una mayor capacidad para llenarse de aire. Al actuar de manera tan positiva sobre los pulmones, la postura del pez alivia la bronquitis crónica y el asma.
  • Fortalece los brazos.
Yoga

Técnicas de Yoga para mejorar la memoria

Solemos asociar el concepto de memoria con la capacidad de retener información y con la facultad de recuperar un recuerdo, un dato o algo vivido en un momento dado. Pero la memoria es algo más que ser capaz de recordar que la Revolución Francesa estalló en 1789 o que el autor de Crimen y castigo no es Leon Tolstoi sino Fiodor Dostoievski.

La memoria es una facultad dinámica de la mente que se encarga de analizar de manera activa la información asimilada y de procesarla para que nuestra mente y nuestro cuerpo la utilicen tanto de manera consciente como de manera inconsciente. Esta tarea es fundamental para gozar de una vida próspera y saludable.

Para que la memoria cumpla con esta tarea de una manera efectiva es necesario que esté entrenada. Sólo un buen entrenamiento permitirá que, ante la avalancha de inputs informativos que recibimos al cabo del día, los mecanismos de nuestra memoria actúen seleccionando y reservando aquéllos que son verdaderamente importantes para nosotros. De entre todos los tipos de entrenamiento de la memoria que existen, uno de los más efectivos es la práctica del Yoga.

Yoga

Asanas invertidas: la sirshasana

De entre los diferentes tipos de asanas, se conocen como asanas invertidas aquéllas en las que la persona, con el cuerpo invertido, se coloca cabeza abajo haciendo que el peso del cuerpo repose sobre cabeza, hombros y cuello.

En el grupo de las asanas invertidas se incluyen también las asanas semi-invertidas, es decir: aquéllas en las que se apoyan los pies en el suelo y que son, en cierto modo, posturas preparatorias de las asanas invertidas.

Yoga

Cuatro asanas de fuerza

De entre los diferentes tipos de asanas en los que se fundamenta la práctica del Yoga, las asanas de fuerza son aquéllas en las que el peso del cuerpo se apoya en las manos o antebrazos quedando en muchos casos de ellas el cuerpo suspendido y en equilibrio.

Las asanas de fuerza sirven para fortalecer manos, brazos, espalda y abdomen.
Para realizar las asanas de fuerza recomendamos el asesoramiento de un profesor cualificado que oriente a la persona sobre cómo efectuar las posturas para, de ese modo, evitar posibles lesiones.

En este post hemos recogido diversas asanas de fuerza para ti, algunas de ellas en las que se trabaja especialmente la parte del abdomen.

Yoga

Yamas: el primero de los ocho pasos hacia la supraconciencia

De entre la bibliografía clásica del Yoga hay que destacar Los Yoga Sutras de Patañjali, una obra redactada por el sabio indio Patañjali, personaje clave de la literatura yóguica y que, se cree, vivió en el siglo III a.C.. Los Yoga Sûtras de Patañjali es un conjunto de textos escritos en sánscrito en los que recogen una serie de sutras o aforismos. Estos sutras y aforismos nos muestran cuáles son los ocho pasos que todo yogui debe seguir para alcanzar la visión del alma.

Estos ocho pasos deben ser escrupulosamente respetados por cualquier escuela de Yoga. Al fin y al cabo, todas las escuelas provienen de una primera rama y esa rama es la que, para muchos historiadores del Yoga, inauguró de manera teórica Patañjali poniendo palabras a lo que ya venía realizándose desde hacía tiempo.

En nuestro artículo dedicado a las etapas del Yoga ya hicimos una relación de cuáles eran esas ocho etapas u ocho pasos que deben seguirse para verse beneficiado con todas las virtudes del Yoga. Esos ocho pasos eran los siguientes: Yama o correcta relación con los demás, Niyama o autocontrol personal, Asanas o posturas o ejercicios adecuados, Pranayama o respiración adecuada, Prathyahara o abstracción de los sentidos, Dharana o concentración, Dhyana o meditación, reflexión y contemplación, y, finalmente, Samadhi o supraconciencia.

En esta sección dedicada al Yoga y su práctica ya hemos dedicado más de un artículo a las diferentes asanas, a algunos ejercicios de respiración y a alguna que otra técnica de meditación. En esta ocasión vamos a intentar profundizar en los Yamas, el primer conjunto de pasos de los ocho que hay que dar en la ruta marcada por Patañjali para alcanzar la supraconciencia.

Yoga

Tres asanas de pie: posturas de la montaña, del árbol y del triángulo extendido

Estamos acostumbrados a asociar la práctica del Yoga con una serie de asanas o posturas en las que el yogui aparece tumbado o sentado, pero el Yoga también puede practicarse de pie. De hecho, existe un amplio catálogo de asanas de pie, un grupo variado de posturas en las que las piernas desempeñan una función capital y en las que éstas son, junto a las caderas, las grandes beneficiadas del trabajo realizado.

Las asanas de pie flexibilizan piernas y caderas y, al mismo tiempo, les aportan fuerza y resistencia tanto a nivel muscular como a nivel articular. Al mismo tiempo, la columna vertebral gana, gracias a las asanas de pie, fuerza y flexibilidad.

A nivel energético, las asanas de pie son posturas de Yoga que facilitan que los canales de energía (nadis) laterales Ida y Píngala alcancen su equilibrio.

Resumiéndolo de algún modo podríamos decir que las asanas de pie son posturas de Yoga que aportan vigor a nuestro organismo que, al mismo tiempo que eliminan tensiones, sirven para renovar cuerpo y mente.

Yoga

Cinco posturas de Yoga para reducir barriga

Más allá de los sacrificios nutritivos que todas las mujeres, en mayor o menor medida, debemos realizar para mantener un vientre plano y libre de grasa hay una serie de asanas (posturas) de Yoga especialmente indicadas para fortalecer y tonificar las abdominales. Este ejercicio de fortalecimiento y tonificación de las abdominales servirá también para controlar la barriga y hacer que ésta adelgace.

¿Qué asanas de Yoga están especialmente indicadas para reducir la barriga? Fundamentalmente las que relacionamos a continuación.

Yoga

Yoga para mejorar la vida íntima

Tarde o temprano se acaba hablando de él cuando se habla de momentos íntimos. Desde que lo escribiera el maestro Vasyayana, el Kama Sutra se ha convertido en una especie de mito. Quien lo ha leído o ha intentado conocerlo un poco más allá de la mitología creada en torno a él sabe que el Kama Sutra es mucho más que un libro, por mucho que para muchas personas haya quedado única y exclusivamente como tal.

De las posturas del Kama Sutra se han dicho muchas cosas. Una de ellas, que hay posturas casi imposibles, posturas que sólo pueden realizarse si se posee una fuerza y una flexibilidad especial.

Proporcionar fuerza y flexibilidad son, entre otras, algunas de las virtudes de la práctica del Yoga. O sea: que el Yoga es un excelente camino para enriquecer nuestra vida íntima. Al aumentar nuestra fuerza y flexibilidad, el Yoga nos permite incrementar el número de posturas eróticas que podemos ejecutar. En este post vamos a proponerte cuatro posturas de Yoga que, reforzando nuestra flexibilidad y nuestra fuerza y tonificando caderas, muslos, glúteos y abdominales, sirven para mejorar nuestra vida íntima.

Yoga

Las asanas sentadas

De entre los diferentes tipos de asanas que podemos escoger para realizar nuestras prácticas de Yoga, vamos hoy a centrarnos en señalar las virtudes de algunas asanas que se realizan en posición de sentados.

Las asanas sentadas cumplen, entre otras, las siguientes funciones:

  • Aportan elasticidad a caderas, músculos inguinales, rodillas y tobillos.
  • Eliminan la tensión del diafragma y la garganta, lo que permite una respiración más sencilla y suave.
  • Aportan firmeza a la columna vertebral.
  • Mejora la circulación sanguínea general.