Yoga

Chakrasana o Postura de la Rueda

chakrasana

Una de las posturas de inversión más recurrentes en el mundo del Yoga es la Postura de la Rueda o Chakrasana. A esta asana de Yoga se la conoce también con el nombre de Postura del Arco Hacia Arriba o Urdhva Dhanura.

Para realizar la Postura de la Rueda es preciso gozar de dos características físicas: ser fuerte en la parte superior del cuerpo y tener flexibilidad en la columna vertebral. El estiramiento que se produce al realizar esta asana sirve para estimular los chakras (de ahí su nombre).

La Chakrasana es una postura de Yoga muy útil a la hora de vigorizar tanto el cuerpo como la mente. En este artículo te vamos a hablar de sus beneficios y te vamos a explicar cómo realizar esta asana.

Beneficios de la Postura de la Rueda

Al igual que todas las asanas de inversión, la Chakrasana ayuda a activar el sistema endocrino, mejorando con ello el funcionamiento de nuestras hormonas. Aparte de éste, la Postura de la Rueda tiene los siguientes beneficios:

  • Fortalece nuestra columna vertebral y la musculatura de la espalda.
  • Tonifica piernas, abdomen y brazos.
  • Estimula el sistema circulatorio.

postura de inversión

Técnica de la Postura de la Rueda

Si deseas obtener los máximos beneficios de la Chakrasana, debes realizarla siguiendo los siguientes pasos:

  1. Colócate tumbado boca arriba, con los brazos a los lados del cuerpo. Flexiona las rodillas y acerca los talones hacia los glúteos. Estarás bien colocado cuando tus piernas estén separadas aproximadamente a la anchura de las caderas o, incluso, un poco más.
  2. Presiona con los pies sobre el suelo colocando las manos a la altura de los hombros. Al colocar las manos, debes procurar que los dedos miren hacia los pies.
  3. Una vez estén bien colocadas las manos, presiona con ellas sobre el suelo extendiendo los codos. Al extender los codos debes procurar que éstos no se desplazen hacia los lados.
  4. Al presionar con pies y manos sobre el suelo y extender los codos, eleva la cadera hacia el techo. Hazlo mientras inspiras. Al realizar dicho movimiento, notarás cómo tu columna ejecuta una amplia extensión. Abre tu pecho y echa la cabeza hacia atrás.
  5. Estira brazos y piernas todo lo que puedas procurando repartir el peso de tu cuerpo entre los cuatro puntos de apoyo (los dos pies y las dos manos). Haz que tus glúteos empujen la columna hacia arriba.
  6. Mantén la postura durante 20 segundos

postura del arco hacia arriba

Una vez hayas realizado la postura, ejecuta durante unos segundos la Postura del Niño o Balasana. Ello te permitirá relajar la espalda. Para realizar esta postura, siéntate sobre tus talones (con los dedos de los pies hacia atrás) y apoya tus manos (con los hombros relajados) sobre tus rodillas. Una vez estés colocado así, espira y, al hacerlo, inclínate lentamente hacia delante y apoya la frente en el suelo. Mantener la Postura del Niño entre 30 y 60 segundos respirando de manera calmada y uniforme te servirá para relajar los músculos.

Contraindicaciones de la Chakrasana

Como hemos visto anteriormente, son muy importantes los beneficios que la Postura de la Rueda tiene para nuestra mente y para nuestro cuerpo. Incluir esta postura en nuestras rutinas de Yoga es, pues, una buena decisión. Eso sí, para practicar esta postura de Yoga hay que tener presente que está contraindicada en diferentes situaciones. ¿En cuáles? En estas que os relacionamos a continuación:

  • Lesiones de espalda.
  • Presión alta o baja.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Poblemas del corazón.
  • Diarrea.
  • Dolor de cabeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *