Yoga

Posturas de Yoga para mejorar la circulación sanguínea

posturas de Yoga para mejorar la circulación sanguínea

La mala circulación sanguínea es uno de los males más comunes en nuestra sociedad. Son muchas las personas que, bien sea debido al mantenimiento de un estilo de vida sedentario, bien al alto consumo de azúcares y grasas, bien a la combinación de ambas cosas, poseen una mala circulación.

Por mala circulación sanguínea se entiende aquélla en que existe un pobre o insuficiente flujo sanguíneo desde el corazón a cualquier parte del cuerpo. Entre las señales físicas que pueden ayudarnos a detectar una mala circulación sanguínea podemos destacar la sensación de frío en las extremidades, la de hormigueo, adormecimiento o picor en las mismas, la aparición de varices en las piernas, la hinchazón de pies y manos, la lenta cicatrización de las heridas y la sensación de agotamiento. En los casos más preocupantes y graves de mala circulación sanguínea, dos síntomas muy claros para detectarla son la aparición de úlceras en piernas y pies y aparición de una leve cianosis o coloración azulada de las puntas de los dedos o los labios.

Para mejorar la circulación sanguínea es fundamental introducir nuevas rutinas alimentarias. Comer pescados como atún, salmón o sardina; aumentar la ingesta de frutas y verduras; reducir el consumo de carnes rojas y realizar ejercicio físico (aunque sea de forma moderada) de manera rutinaria, son buenas medidas para mejorar la circulación sanguínea.

Por otro lado, si deseamos mejorar nuestra circulación sanguínea también podemos contar con la ayuda del Yoga. Las torsiones y estiramientos propias de las asanas de Yoga, unidas a las técnicas de relajación y de respiración profunda que les acompañan tienen un efecto positivo sobre el corazón y, por tanto, le ayudan en su tarea de bombear la sangre. En este artículo vamos a recomendar algunas de las principales posturas de Yoga para mejorar la circulación sanguínea.

Yoga

Prasarita Padottanasana

prasarita padottanasana

Como sabemos por otras asanas que hemos propuesto en nuestra sección de Yoga de IndiaMágica, los nombres de las asanas, procedentes directamente del sánscrito, son suficientemente ilustrativos como para saber, por el nombre, cómo es aproximadamente la postura que debe adoptar el practicante de Yoga para ejecutar esta asana. En el caso de la asana que queremos proponer hoy, la Prasarita Padottanasana, las palabras sánscritas que nos van a servir para imaginar la postura a priori son “prasarita” y “pada”. Si “prasarita” significa “separado” y “pada” quiere decir “pie”, es fácil presumir que Prasarita Padottanasana viene a significar algo así como “pie separado”.

Pero en la composición de la palabra Prasarita Padottanasana intervienen también otro tipo de sufijos y prefijos. Por ejemplo, “uttana”, que significa “estiramiento intenso”. Así, quien vaya a practicar esta postura de Yoga debe saber que, de un modo u otro, deberá realizar dicho estiramiento.

En este artículo vamos a explicarte las virtudes y beneficios que tiene la Prasarita Padottanasana para el cuerpo y vamos a darte las indicaciones básicas para que puedas ejecutarla correctamente.

Yoga

La asana integral: un camino hacia la trascendencia

asana integral

Una asana de Yoga es mucho más que una postura que adoptamos para trabajar la flexibilidad y la fuerza de diferentes partes de nuestro cuerpo. O puede llegar a serlo. Para ello hay que convertir la postura en una especie de laboratorio de exploración interior. ¿Cómo? Yendo un poco más allá de lo que implica combinar al mismo tiempo respiración y postura introduciendo en ésta la meditación con el objetivo de alcanzar lo que se conoce con el nombre de asana integral.

Entre los practicantes de Yoga podemos encontrar muchos tipos distintos de personas con diferentes objetivos. La mayor parte de las personas que practican Yoga en Occidente buscan en el Yoga y en la práctica de sus asanas un bienestar que alcance a las esferas de lo físico, lo emocional y lo mental. Ésa es la parte del Yoga que más ha calado en nuestra civilización: la parte terapéutica y, en cierta medida, estética. Peo el Yoga, no hay que olvidarlo nunca, puede ser también un camino espiritual, un método para buscar (y encontrar) la trascendencia.

Yoga

La postura de la media rueda

postura de la media rueda

La asana de Yoga que vamos a proponer en este artículo debe realizarse con sumo cuidado, pues, pese a sus múltiples beneficios, en especial para la parte frontal del cuerpo, puede resultar peligrosa y provocarnos alguna lesión si, al hacerla, forzamos los límites de nuestro cuerpo.

La postura que proponemos es la postura de la media rueda o Dwi Pada Viparita Dandasana y es una postura especialmente indicada para estirar la parte frontal del cuerpo y el pecho evitando distensiones y lesiones en las fajas escapular y pélvica. Eso sí: si se padece algún tipo de lesión tanto en las muñecas, como en la espalda, el cuello o los hombros, hay que evitar el realizar la postura de la media rueda. Debido a su complejidad, la postura de la media rueda debe ser catalogada como una postura de yoga de dificultad intermedia.

Yoga

La postura del sauce

janu sirsasana

En sánscrito, “janu” significa “rodilla” y “sirsa” significa “cabeza”. Atendiendo a eso, podemos intuir que, visualmente, la Janu Sirsasana es una asana de Yoga en la que la cabeza se lleva hasta la rodilla. Siendo así, en la ejecución de la Janu Sirsana o postura del sauce se trabajará especialmente la flexibilidad de la espalda, así como la de las piernas y cadera.

Entre los múltiples beneficios tradicionalmente asociados a la postura del sauce podemos destacar los siguientes:

Yoga

Posturas de Yoga para dormir mejor

yoga para dormir mejor

Disminución de la capacidad de atención, deterioro de la respuesta motora, disminución de la capacidad de toma de decisiones, retraso en la capacidad de respuesta a los estímulos, empeoramiento de la memoria, pérdida de control del humor… entre otros varios, éstas son algunas de las consecuencias del insomnio. Padecer insomnio u otro tipo de las llamadas enfermedades del sueño (apnea, narcolepsia, sonambulismo, terrores nocturnos…) acaba afectando negativamente a nuestro día a día.

Dormir bien es imprescindible para tener buena calidad de vida. El dormir bien incrementa la creatividad, ayuda a perder peso, mejora la memoria, protege el corazón y reduce la depresión. Así, pues, hay que procurar el dormir bien. Para conseguir ese fin casi toda ayuda es buena, sobre todo si dicha ayuda renuncia al uso de fármacos, sedantes y todo tipo de depresores del sistema nervioso central. En este sentido, el Yoga puede servir de gran ayuda para dormir mejor.

Con un estilo de vida como el que habitualmente llevamos la mayor parte de las personas de nuestro tiempo, el estrés y la ansiedad están a la orden del día. Así, todos nosotros, en mayor o menor medida, pasamos en nuestra vida por fases en las que el sueño se nos resiste. Para superar dichas fases contamos con la ayuda inestimable del Yoga. En este artículo vamos a recomendar una serie de estiramientos, técnicas o posturas de Yoga para dormir mejor.

Yoga

El Ashtanga Vinyasa Yoga

Si tuviéramos que escoger dos palabras que sirvieran para calificar el estilo de Yoga del que vamos a hablar en este artículo escogeríamos dos: fluidez y dinamismo. En el Ashtanga Vinyasa Yoga, los diferentes posturas o asanas se enlazan la una a la otra mediante movimientos o vinyasas que se realizan sin que se pierda en momento alguno la sincronización de la respiración.

Toda práctica de Ashtanga Vinyasa Yoga incluye tres series de posturas. La primera serie, o Yoga Chikitsa, sirve para desintoxicar y alinear el cuerpo para que éste pueda obtener el máximo beneficio de la práctica. La segunda serie o Nadi Shodana incluye una serie de asanas que sirven para purificar el sistema nervioso y abrir los canales de energía. La Sthira Bhaga o tercera serie de asanas del Ashtanga Vinyasa Yoga integra fuerza y gracilidad y exige por parte de la persona que las está ejecutando un mayor nivel de flexibilidad que las asanas que conforman las dos primeras series de posturas.

Yoga

La respiración expansiva

Sabemos que en el Yoga es fundamental la respiración. El Yoga, de hecho, no se puede concebir sin los pranayamas o ejercicios respiratorios que nos sirven para alcanzar un mayor grado de concentración y extraer los mayores beneficios de las asanas que realizamos.

El control de la respiración y su regulación, lo sabemos, es el instrumento principal que tenemos a nuestro alcance para calmar y equilibrar nuestros pensamientos. Conseguir este dominio es un trabajo no siempre sencillo, ya que habitualmente no prestamos demasiada atención a nuestra forma de respirar. Mejorando nuestra forma de respirar no sólo avanzamos hacia ese grado de concentración que siempre se persigue cuando se practica el Yoga: también conseguimos aumentar el aporte de oxígeno a nuestro organismo, lo que sirve para optimizar nuestra circulación sanguínea, para eliminar con mayor facilidad nuestras toxinas y para regenerar las células de nuestro cuerpo. En definitiva, lo que conseguimos mejorando nuestra técnica respiratoria es aumentar nuestro bienestar.

El Yoga propone diversas formas de respirar. Desde la forma de respirar que hace hincapié en la expansión del pecho hasta la que intenta imitar el zumbido de la abeja, pasando por la que recibe de nombre respiración nasal alternada, los ejercicios pranayama pueden ser muy variados. En este artículo vamos a hablarte de una de estas formas de respirar: la respiración expansiva.

Yoga

Los cinco aires del Yoga

Para darnos cuenta de hasta qué punto es importante la respiración en nuestra vida sólo vamos a prestar atención a unos datos. Cada día ingerimos alrededor de dos kilos de comida y unos dos litros de líquido. En el mismo período de tiempo, proporcionamos a nuestro organismo más de 5.000 litros de aire.

El aire, según la ciencia del Yoga, es el medio de transporte por el cual nos llega el prana o, lo que es lo mismo, la energía vital o energía cósmica, es decir: aquélla que da vida a todo ser viviente. Basándose en dicho concepto, los yoguis desarrollaron el pranayama, una ciencia completa de la respiración que nos enseña a controlar nuestra respiración y a controlar, con ello, nuestro prana.

Al analizar el prana, los yoguis catalogaron la actividad de éste en lo que se conoce como “aires” o “vayus

Yoga

Tipos de respiración en el Yoga

Uno de los aspectos fundamentales de la práctica del Yoga es la respiración. Sólo respirando adecuadamente conseguiremos optimizar al máximo los beneficios de nuestros ejercicios de Yoga. Gracias al control de la respiración conseguiremos regular nuestro nivel de concentración, nuestro estado mental y nuestras emociones. De hecho, es absolutamente recomendable aprender a respirar y a controlar la respiración antes de iniciarse en la práctica del Yoga.

Ejercitando nuestra respiración conseguimos reeducar el cuerpo y mejorar nuestra capacidad pulmonar. Al hacerlo, mejoramos también la oxigenación de nuestros tejidos corporales, aceleramos nuestro flujo sanguíneo, controlamos nuestros patrones de respuesta emocional y, combinando dicho control de la respiración con la ejecución de determinadas asanas de Yoga podemos, incluso, adelgazar. El control de la respiración, unida a la ejecución de distintas asanas para embarazadas, ayuda a la mujer a relajar la musculatura durante el momento del parto y a reconducir la energía.