Yoga

La postura del sauce

janu sirsasana

En sánscrito, “janu” significa “rodilla” y “sirsa” significa “cabeza”. Atendiendo a eso, podemos intuir que, visualmente, la Janu Sirsasana es una asana de Yoga en la que la cabeza se lleva hasta la rodilla. Siendo así, en la ejecución de la Janu Sirsana o postura del sauce se trabajará especialmente la flexibilidad de la espalda, así como la de las piernas y cadera.

Entre los múltiples beneficios tradicionalmente asociados a la postura del sauce podemos destacar los siguientes:

Yoga

Posturas de Yoga para dormir mejor

yoga para dormir mejor

Disminución de la capacidad de atención, deterioro de la respuesta motora, disminución de la capacidad de toma de decisiones, retraso en la capacidad de respuesta a los estímulos, empeoramiento de la memoria, pérdida de control del humor… entre otros varios, éstas son algunas de las consecuencias del insomnio. Padecer insomnio u otro tipo de las llamadas enfermedades del sueño (apnea, narcolepsia, sonambulismo, terrores nocturnos…) acaba afectando negativamente a nuestro día a día.

Dormir bien es imprescindible para tener buena calidad de vida. El dormir bien incrementa la creatividad, ayuda a perder peso, mejora la memoria, protege el corazón y reduce la depresión. Así, pues, hay que procurar el dormir bien. Para conseguir ese fin casi toda ayuda es buena, sobre todo si dicha ayuda renuncia al uso de fármacos, sedantes y todo tipo de depresores del sistema nervioso central. En este sentido, el Yoga puede servir de gran ayuda para dormir mejor.

Con un estilo de vida como el que habitualmente llevamos la mayor parte de las personas de nuestro tiempo, el estrés y la ansiedad están a la orden del día. Así, todos nosotros, en mayor o menor medida, pasamos en nuestra vida por fases en las que el sueño se nos resiste. Para superar dichas fases contamos con la ayuda inestimable del Yoga. En este artículo vamos a recomendar una serie de estiramientos, técnicas o posturas de Yoga para dormir mejor.

Yoga

El Ashtanga Vinyasa Yoga

Si tuviéramos que escoger dos palabras que sirvieran para calificar el estilo de Yoga del que vamos a hablar en este artículo escogeríamos dos: fluidez y dinamismo. En el Ashtanga Vinyasa Yoga, los diferentes posturas o asanas se enlazan la una a la otra mediante movimientos o vinyasas que se realizan sin que se pierda en momento alguno la sincronización de la respiración.

Toda práctica de Ashtanga Vinyasa Yoga incluye tres series de posturas. La primera serie, o Yoga Chikitsa, sirve para desintoxicar y alinear el cuerpo para que éste pueda obtener el máximo beneficio de la práctica. La segunda serie o Nadi Shodana incluye una serie de asanas que sirven para purificar el sistema nervioso y abrir los canales de energía. La Sthira Bhaga o tercera serie de asanas del Ashtanga Vinyasa Yoga integra fuerza y gracilidad y exige por parte de la persona que las está ejecutando un mayor nivel de flexibilidad que las asanas que conforman las dos primeras series de posturas.

Yoga

La respiración expansiva

Sabemos que en el Yoga es fundamental la respiración. El Yoga, de hecho, no se puede concebir sin los pranayamas o ejercicios respiratorios que nos sirven para alcanzar un mayor grado de concentración y extraer los mayores beneficios de las asanas que realizamos.

El control de la respiración y su regulación, lo sabemos, es el instrumento principal que tenemos a nuestro alcance para calmar y equilibrar nuestros pensamientos. Conseguir este dominio es un trabajo no siempre sencillo, ya que habitualmente no prestamos demasiada atención a nuestra forma de respirar. Mejorando nuestra forma de respirar no sólo avanzamos hacia ese grado de concentración que siempre se persigue cuando se practica el Yoga: también conseguimos aumentar el aporte de oxígeno a nuestro organismo, lo que sirve para optimizar nuestra circulación sanguínea, para eliminar con mayor facilidad nuestras toxinas y para regenerar las células de nuestro cuerpo. En definitiva, lo que conseguimos mejorando nuestra técnica respiratoria es aumentar nuestro bienestar.

El Yoga propone diversas formas de respirar. Desde la forma de respirar que hace hincapié en la expansión del pecho hasta la que intenta imitar el zumbido de la abeja, pasando por la que recibe de nombre respiración nasal alternada, los ejercicios pranayama pueden ser muy variados. En este artículo vamos a hablarte de una de estas formas de respirar: la respiración expansiva.

Yoga

Los cinco aires del Yoga

Para darnos cuenta de hasta qué punto es importante la respiración en nuestra vida sólo vamos a prestar atención a unos datos. Cada día ingerimos alrededor de dos kilos de comida y unos dos litros de líquido. En el mismo período de tiempo, proporcionamos a nuestro organismo más de 5.000 litros de aire.

El aire, según la ciencia del Yoga, es el medio de transporte por el cual nos llega el prana o, lo que es lo mismo, la energía vital o energía cósmica, es decir: aquélla que da vida a todo ser viviente. Basándose en dicho concepto, los yoguis desarrollaron el pranayama, una ciencia completa de la respiración que nos enseña a controlar nuestra respiración y a controlar, con ello, nuestro prana.

Al analizar el prana, los yoguis catalogaron la actividad de éste en lo que se conoce como “aires” o “vayus

Yoga

Tipos de respiración en el Yoga

Uno de los aspectos fundamentales de la práctica del Yoga es la respiración. Sólo respirando adecuadamente conseguiremos optimizar al máximo los beneficios de nuestros ejercicios de Yoga. Gracias al control de la respiración conseguiremos regular nuestro nivel de concentración, nuestro estado mental y nuestras emociones. De hecho, es absolutamente recomendable aprender a respirar y a controlar la respiración antes de iniciarse en la práctica del Yoga.

Ejercitando nuestra respiración conseguimos reeducar el cuerpo y mejorar nuestra capacidad pulmonar. Al hacerlo, mejoramos también la oxigenación de nuestros tejidos corporales, aceleramos nuestro flujo sanguíneo, controlamos nuestros patrones de respuesta emocional y, combinando dicho control de la respiración con la ejecución de determinadas asanas de Yoga podemos, incluso, adelgazar. El control de la respiración, unida a la ejecución de distintas asanas para embarazadas, ayuda a la mujer a relajar la musculatura durante el momento del parto y a reconducir la energía.

Yoga

Parighasana: la Postura del Cerrojo

Con la palabra “parigha” el sánscrito hace referencia a las vigas o travesaños que se colocan detrás de las puertas para mantenerlas firmemente cerradas. Así, la asana Parighasana podría ser traducida como “Postura del Travesaño” o “Postura del Cerrojo”. Ésta última es la expresión comúnmente más utilizada en castellano para hacer referencia a la postura de Yoga que vamos a estudiar y recomendar en este artículo.

De dificultad intermedia, la Parighasana o Postura del Cerrojo es una postura de Yoga de extensión lateral en la que se estiran los costados, de manera intensa, desde las caderas hasta los dedos.

Yoga

¿Qué es el Sukhsma Yoga?

¿Cuántas son las personas que dicen “me gustaría hacer yoga, pero no tengo tiempo”? Con razón o sin razón, son muchos los hombres y mujeres que se amparan en la falta de tiempo libre para argumentar por qué no practican Yoga u otro tipo de técnicas de relajación. Esas personas carecen de justificación. El Sukhsma Yoga o Yoga Sutil se la quita.

Con el nombre de Sukhsma Yoga se conoce a una serie de ejercicios que sirven para, de una manera rápida, conseguir una rápida relajación. En la oficina, en casa, cuando se siente una carga extra de tensión o estrés… cualquier lugar es bueno para practicar el Sukhsma Yoga y cualquier edad es buena para practicarlo. Diez minutos pueden bastar para conseguir una relajación profunda practicando algunos de los ejercicios más antiguos del Yoga.

El Sukhsma Yoga se basa en una combinación de estiramientos y masajes suaves que, combinados con una técnica sencilla de respiración profunda, facilita una profunda relajación.

Yoga

El Yoga Nidra o “Yoga del sueño consciente”

Una de las más poderosas técnicas de la práctica tántrica de Nyasa es el Yoga Nidra (yoga del sueño consciente o sueño psíquico en sánscrito). Gracias a él, la persona que lo practica puede relajarse de una manera profunda y, así, curar su ser.

Como otras prácticas de Yoga, el Yoga Nidra ha sido occidentalizado. Su origen más puro hay que buscarlo en los estudios que de las escrituras tántricas hicieron en su día Swami Satynanda Saraswati y su maestro Swami Sivananda. Aceptando que la mente tiene tres dimensiones (consciente, subconsciente e inconsciente), el Yoga Nidra se encargaría de desvelar a nivel consciente las samskaras o impresiones mentales que todas las personas guardamos en nuestro subconsciente y en nuestro inconsciente.

Esa tarea de desvelar en lo consciente lo que permanecía en el subconsciente o en el inconsciente es lo que hace del Yoga Nidra un magnífico instrumento de purificación mental.

Yoga

Nociones básicas de Yin Yoga

Dentro del Hatha Yoga encontramos un estilo pasivo de Yoga que es el Yin Yoga. La característica principal de esta modalidad de Yoga es que las posturas adoptadas durante la práctica de la misma se mantienen durante un período de tiempo nunca inferior a los tres minutos.

El objetivo principal del Yin Yoga es estirar y, con ello, rejuvenecer los tejidos conectivos, los ligamentos, los tendones, las articulaciones, el líquido sinovial y los canales de energía. Por otro lado, el Yin Yoga es un estilo de Yoga muy adecuado tanto para estimular el flujo del prana o energía vital como para llevarnos a un estado de relajación profunda.