Guía de viaje a la India

Jaisalmer, la ciudad dorada

Jaisalmer

Basta acercarse a Jaisalmer para entender por qué se la llama la “ciudad dorada”. Ubicada en una colina de arenisca amarillenta, Jaisalmer parece brillar como el oro cuando la toca el sol. Cercana a la frontera de Pakistán, Jaisalmer, que más parece una ciudad de Oriente Medio que una de la India, comparte con el país vecino el desierto del Thar, que es uno de los atractivos turísticos de la ciudad. Hacer un recorrido en camello por este desierto al que también se conoce como el “gran desierto indio” es una de las actividades que suelen organizar las agencias de viajes que operan en la zona.

Junto a estas excursiones al desierto del Thar, Jaisalmer ofrece otra serie de atractivos turísticos a sus visitantes. Entre dichos atractivos se pueden destacar el fuerte que, desde lo alto, domina toda la ciudad, las callejuelas color dorado de la ciudad y las fachadas de sus havelis.

Los havelis son las casas tradicionales de la India y también del Nepal, Pakistán o Bangladesh. Estas casas se caracterizan, entre otras cosas, por poseer patios (chowk). La vida de la casa y los diferentes departamentos que forman ésta, se organizan alrededor de ese patio, que a la vez sirve de patio de luces y de fuente de ventilación para la casa, algo muy importante en una ciudad, como Jaislamer, en la que reina el tiempo cálido y seco. De entre todos los havelis existentes en Jaisalmer hay que destacar Patwa-Ki-Haveli, una edificación desde la que puede contemplarse una espectacular vista del fuerte. En el Patwa-Ki-Haveli pueden encontrarse paredes muy ornamentadas, preciosos balcones y coloridas cristaleras. En la actualidad, este haveli es un edificio gubernamental.

Guía de viaje a la India

Ciudades sagradas a orillas del Ganges

Un país tan extenso como India y con una historia milenaria ofrece mil y un encantos a la persona que decide visitarlo. Uno de esos encantos es, sin duda, el de sus ciudades sagradas. India está salpicada de lugares sagrados, pero hay un puñado de ellos que tienen entre sí algo en común: el estar ubicados a un río que es considerado, también, sagrado: el Ganges.

Nacido en el glaciar Gangotri con el nombre de Bhagirathi, en plena cordillera del Himalaya y a más de 4.500 metros sobre el nivel del mar, el Ganges muere en el golfo de Bengala tras haber recorrido más de 2.500 kilómetros. El Ganges es un río capital para la India. No en vano, 400 millones de personas se abastecen de este río que es conocido como el río de la vida y al que se le ha relacionado directamente con la diosa Ganga.

Guía de viaje a la India

Calcuta: la ciudad de los contrastes

Tan descomunal como encantadora y tan inmensa como llena de contrastes. Así es Calcuta o Kolkata, una de las mayores áreas metropolitanas de todo el continente asiático. En Calcuta conviven, en abigarrada vecindad, edificios imperiales y bazares llenos de vida, suburbios misérrimos y elegantes hoteles, el fangoso río Hooghly transitado por cientos de barcos y los espectaculares jardines que salpican la ciudad… De Calcuta podríamos hablar como si se tratara de un collage, de un álbum de imágenes yuxtapuestas.

Calcuta, creada por los ingleses, es una ciudad industrial y cosmopolita que atesora un sinfín de muestras de arquitectura colonial. No en vano, creada a partir del puerto comercial establecido por Job Charnock a orillas del río Hooghly, Calcuta fue la capital del Imperio Británico de la India. Hoy en Calcuta conviven en armonía lenguas como el hindi, el bengalí, el urdu y, qué duda cabe, el inglés.

Guía de viaje a la India

Madrás o Chennai

madras

Conocida como Chennai desde que, en 1996, se decidiese que ése era su nombre oficial, Madrás es, sin duda, uno de los destinos imprescindibles de quien visita la India. En Madrás se da una personalísima combinación de cultura, gastronomía y paisajes, lo que convierte a la capital del estado de Tamil Nadu en un lugar muy atractivo tanto para el amante de templos y mausoleos como para quien ame las coloridas danzas del sur de la India o para quien desee disfrutar de las playas bañadas por las aguas del golfo de Bengala. Entre todas esas playas hay que destacar la playa de la Marina, una larga extensión de 12 kilómetros de suelo arenoso.

Con más de seis millones de habitantes (Chennai es la cuarta ciudad más poblada del país), Madrás ha destacado históricamente por ser sede de algunos de los mejores centros educativos del país. De Madrás han salido algunos de los pensadores y artistas más importantes del país. Sin ir más lejos, en Madrás se forman ahora la mayor parte de los informáticos del país.

Más allá de su potencial educativo, Chennai destaca por ofrecer al turista un amplio patrimonio cultural que, en buena medida, es fruto de la confluencia de dos influencias culturales: la inglesa y la musulmana. Entre los enclaves más representativos de Madrás podemos encontrar el Fuerte de San Jorge, el Museo del Fuerte, el Tribunal Supremo, la catedral de Santo Tomás o los templos de Kapaleeshwarar o de Sri Ramakhishna. De algunos de esos enclaves turísticos os vamos a hablar en este artículo.

Guía de viaje a la India

El templo de Suria

Konark es una localidad situada en el estado de Odisha u Orissa, en el Este de la India. En Konark se halla una de las obras maestras de la arquitectura de la India: el templo de Suria, llamado también Templo del Sol o Pagoda Negra. Edificado en el siglo XIII y abandonado en el siglo XVI, el templo de Suria forma parte de los Patrimonios de la Humanidad desde 1984.

El templo de Suria, dedicado al sol, está considerado uno de los lugares más sagrados de la historia de la antigua India. Famoso por sus bajorrelieves, que muestran escenas de temática erótica, de guerra o de la vida cotidiana de la corte, el templo de Suria es uno de los destinos que ningún amante de la arquitectura que visite la India debería perderse aunque, ciertamente, Konark, asomada al golfo de Bengala, queda un poco retirada de las que acostumbran a ser las rutas más publicitadas por las agencias de viajes.

Guía de viaje a la India

Fuerte de Amber

Amber es una pequeña localidad ubicada a 11 km de Jaipur. Es ahí donde se encuentra una de esas construcciones maravillosas que no pueden faltar en ninguna guía de la India, el fuerte de Amber, un complejo de palacios y fortaleza que se empezó a construir en 1592 sobre las ruinas de edificios antiguos y que sufrió diferentes remodelaciones durante casi siglo y medio.

El fuerte de Amber, ubicado en una colina, en una posición estratégica, sirve de ejemplo para ver hasta qué punto se pudieron fundir históricamente los estilos arquitectónicos hindúes y musulmanes. Imposible olvidar, una vez que se visita, esa inigualable manera que tiene gran parte de la arquitectura hindú de combinar el uso de la arenisca roja con el mármol.

El fuerte de Amber puede ser considerado, con toda justicia, una de las fortalezas más bellas de la India. Quien visite el fuerte de Amber puede encontrar en él pabellones bellamente adornados, palacios, jardines, salones… Desde él, además, se puede disfrutar de una maravillosa vista de la ciudad de Jaipur, así como su muralla original y del lago Maotha.

Guía de viaje a la India

Jodhpur: la ciudad azul

Hay ciudades, pueblos o paisajes que siempre se han asociado a un color determinado. Se habla de los verdes de los campos de Escocia, del verde de Asturias, del blanco de las casas de Santorini o de la ruta de los pueblos blancos de la gaditana comarca de La Sierra. Se habla del color caramelo de la Vieja Habana y del rostro multicolor de ciudades como Copenhagen, la rumana Sighisoara, la francesa Menton o de la mejicana Guanajato. En la India también hay ciudad asociada a un color. El color es el azul y la ciudad, Jodhpur.

Ubicada en el Rajastán, en el noroeste de la India, a Jodhpur se la conoce como la ciudad azul. Ése es el color con el que están pintadas las fachadas de sus casas.

Guía de viaje a la India

El aljibe escalonado de Chand Baori

A los pozos o aljibes escalonados que cuentan con varias terrazas unidas por tramos de escaleras que conectan los distintos niveles del aljibe se los conoce en la India con el nombre de “bâori”. Los baori tenían una función capital en un país en el que, en diferentes regiones, el agua ha sido siempre un bien escaso. Dicha función es la de permitir que las localidades cercanas al baori se abastecieran de agua durante la época seca. Pero los baori cumplían, además, otra función: la de servir a fines religiosos y espirituales. Por eso muchos baori disponían de templos anexos.

En India pueden encontrarse múltiples baori ubicados en los estados de Karnataka, Gujarat, Rajastán, Delhi, Madhya Pradesh y Maharashtra. El más famoso de todos ellos es el conocido con el nombre de Chand Baori.

Guía de viaje a la India

La climatología de la India

Que la climatología puede arruinar un viaje es algo que sabe cualquiera que haya viajado con relativa frecuencia. Más allá de la influencia siempre imprevista del factor suerte (siempre puede suceder que, por ejemplo, vayamos de viaje de novios a las islas Canarias y esté lloviendo durante una semana), saber la climatología habitual de un lugar en una época determinada del año puede servirnos para planificar nuestro viaje a dicho lugar. Así, si podemos optar entre ir a una ciudad como Sevilla en julio o hacerlo en abril, lo previsible, si no somos fanáticos del calor extremo, es que optemos por esta segunda opción. Del mismo modo, si viajamos a Nueva York en diciembre o enero lo haremos sabiendo que, con mucha probabilidad, deberemos resignarnos a caminar por avenidas nevadas en mayor o menor grado.

Pero hablar de la climatología de una ciudad no es lo mismo de hablar de la climatología de un país entero, máxime cuando ese país tiene las dimensiones casi continentales de India.

¿Qué época del año es la mejor para visitar India? Para dar respuesta a esta pregunta vamos a adentrarnos un poco en el conocimiento de su climatología.

Guía de viaje a la India

Manali: paraíso del deporte de aventura

Los amantes de los deportes de aventura que viajen a India tienen un destino ineludible: Manali. Ubicada en el extremo norte del valle del Kullu, en el estado de Himachal Pradesh, y como cabeza de aquél, Manali, considerada durante mucho tiempo el “fin del mundo habitable”, es uno de esos lugares que, debido a su ubicación, ofrece encantos tanto en verano como en invierno. En los meses de calor, Manali es un popular destino turístico para los propios indios. En los de frío, un lugar que, cubierto de nieve (se halla a 2.050 metros de altitud), adquiere un aspecto casi mágico.

En verano se puede disfrutar de la impresionante visión de un sinfín de glaciares casi derretidos que llenan de agua las laderas de las montañas, cubriéndolas de arroyos que van a verter su agua al cauce del río Beas , que, en el centro del valle dominado por Manali, corre con un caudal inmenso y potente.