Guía de viaje a la India

Jaisalmer, la ciudad dorada

Jaisalmer

Basta acercarse a Jaisalmer para entender por qué se la llama la “ciudad dorada”. Ubicada en una colina de arenisca amarillenta, Jaisalmer parece brillar como el oro cuando la toca el sol. Cercana a la frontera de Pakistán, Jaisalmer, que más parece una ciudad de Oriente Medio que una de la India, comparte con el país vecino el desierto del Thar, que es uno de los atractivos turísticos de la ciudad. Hacer un recorrido en camello por este desierto al que también se conoce como el “gran desierto indio” es una de las actividades que suelen organizar las agencias de viajes que operan en la zona.

Junto a estas excursiones al desierto del Thar, Jaisalmer ofrece otra serie de atractivos turísticos a sus visitantes. Entre dichos atractivos se pueden destacar el fuerte que, desde lo alto, domina toda la ciudad, las callejuelas color dorado de la ciudad y las fachadas de sus havelis.

Los havelis son las casas tradicionales de la India y también del Nepal, Pakistán o Bangladesh. Estas casas se caracterizan, entre otras cosas, por poseer patios (chowk). La vida de la casa y los diferentes departamentos que forman ésta, se organizan alrededor de ese patio, que a la vez sirve de patio de luces y de fuente de ventilación para la casa, algo muy importante en una ciudad, como Jaislamer, en la que reina el tiempo cálido y seco. De entre todos los havelis existentes en Jaisalmer hay que destacar Patwa-Ki-Haveli, una edificación desde la que puede contemplarse una espectacular vista del fuerte. En el Patwa-Ki-Haveli pueden encontrarse paredes muy ornamentadas, preciosos balcones y coloridas cristaleras. En la actualidad, este haveli es un edificio gubernamental.

Guía de viaje a la India

Ciudades sagradas a orillas del Ganges

Un país tan extenso como India y con una historia milenaria ofrece mil y un encantos a la persona que decide visitarlo. Uno de esos encantos es, sin duda, el de sus ciudades sagradas. India está salpicada de lugares sagrados, pero hay un puñado de ellos que tienen entre sí algo en común: el estar ubicados a un río que es considerado, también, sagrado: el Ganges.

Nacido en el glaciar Gangotri con el nombre de Bhagirathi, en plena cordillera del Himalaya y a más de 4.500 metros sobre el nivel del mar, el Ganges muere en el golfo de Bengala tras haber recorrido más de 2.500 kilómetros. El Ganges es un río capital para la India. No en vano, 400 millones de personas se abastecen de este río que es conocido como el río de la vida y al que se le ha relacionado directamente con la diosa Ganga.

Guía de viaje a la India

Calcuta: la ciudad de los contrastes

Tan descomunal como encantadora y tan inmensa como llena de contrastes. Así es Calcuta o Kolkata, una de las mayores áreas metropolitanas de todo el continente asiático. En Calcuta conviven, en abigarrada vecindad, edificios imperiales y bazares llenos de vida, suburbios misérrimos y elegantes hoteles, el fangoso río Hooghly transitado por cientos de barcos y los espectaculares jardines que salpican la ciudad… De Calcuta podríamos hablar como si se tratara de un collage, de un álbum de imágenes yuxtapuestas.

Calcuta, creada por los ingleses, es una ciudad industrial y cosmopolita que atesora un sinfín de muestras de arquitectura colonial. No en vano, creada a partir del puerto comercial establecido por Job Charnock a orillas del río Hooghly, Calcuta fue la capital del Imperio Británico de la India. Hoy en Calcuta conviven en armonía lenguas como el hindi, el bengalí, el urdu y, qué duda cabe, el inglés.

Guía de viaje a la India

Madrás o Chennai

Conocida como Chennai desde que, en 1996, se decidiese que ése era su nombre oficial, Madrás es, sin duda, uno de los destinos imprescindibles de quien visita la India. En Madrás se da una personalísima combinación de cultura, gastronomía y paisajes, lo que convierte a la capital del estado de Tamil Nadu en un lugar muy atractivo tanto para el amante de templos y mausoleos como para quien ame las coloridas danzas del sur de la India o para quien desee disfrutar de las playas bañadas por las aguas del golfo de Bengala. Entre todas esas playas hay que destacar la playa de la Marina, una larga extensión de 12 kilómetros de suelo arenoso.

Con más de seis millones de habitantes (Chennai es la cuarta ciudad más poblada del país), Madrás ha destacado históricamente por ser sede de algunos de los mejores centros educativos del país. De Madrás han salido algunos de los pensadores y artistas más importantes del país. Sin ir más lejos, en Madrás se forman ahora la mayor parte de los informáticos del país.

Más allá de su potencial educativo, Chennai destaca por ofrecer al turista un amplio patrimonio cultural que, en buena medida, es fruto de la confluencia de dos influencias culturales: la inglesa y la musulmana. Entre los enclaves más representativos de Madrás podemos encontrar el Fuerte de San Jorge, el Museo del Fuerte, el Tribunal Supremo, la catedral de Santo Tomás o los templos de Kapaleeshwarar o de Sri Ramakhishna. De algunos de esos enclaves turísticos os vamos a hablar en este artículo.

Guía de viaje a la India

El templo de Suria

Konark es una localidad situada en el estado de Odisha u Orissa, en el Este de la India. En Konark se halla una de las obras maestras de la arquitectura de la India: el templo de Suria, llamado también Templo del Sol o Pagoda Negra. Edificado en el siglo XIII y abandonado en el siglo XVI, el templo de Suria forma parte de los Patrimonios de la Humanidad desde 1984.

El templo de Suria, dedicado al sol, está considerado uno de los lugares más sagrados de la historia de la antigua India. Famoso por sus bajorrelieves, que muestran escenas de temática erótica, de guerra o de la vida cotidiana de la corte, el templo de Suria es uno de los destinos que ningún amante de la arquitectura que visite la India debería perderse aunque, ciertamente, Konark, asomada al golfo de Bengala, queda un poco retirada de las que acostumbran a ser las rutas más publicitadas por las agencias de viajes.

Actualidad, Guía de viaje a la India

Debate en la India sobre la gestión de sus monumentos históricos

Algo parece estar a punto de cambiar en el sector turístico indio. El Gobierno de la India lleva tiempo anunciando su interés en ceder a empresas privadas la comercialización y mantenimiento de los principales destinos turísticos del país. Para el Gobierno, ésa es la mejor manera de conservar los lugares más emblemáticos del país; para muchos indios, sin embargo, dejar que las empresas privadas comercialicen y se encarguen del mantenimiento de esos lugares resulta algo así como entregar las principales joyas del país a manos que ni tienen por qué defender siempre el interés general.

La política de gestión privada de los monumentos nacionales indios que desea impulsar el Gobierno de la India pretende ser una extensión a otros puntos del país de lo que ya ha firmado con el Grupo Dalmia Bharat respecto al Fuerte Rojo. El Fuerte Rojo, ubicado en Delhi, es un monumento del siglo XVII y de origen musulmán ante el que cada 15 de agosto el primer ministro de la India conmemora el día de la independencia del país. El contrato que el Grupo Dalmia Bharat, especializado en la producción de azúcar y cemento, ha firmado con el ministerio de Turismo lo ha convertido en el encargado de la gestión de un monumento que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2007.

El contrato firmado por el mencionado grupo con el Gobierno indio autoriza a aquél a fijar los precios de las entradas, a recoger la recaudación y colocar su marca tanto en diferentes lugares del monumento como en los souvenirs que de él se realicen y vendan. Entre los lugares a los que el Gobierno indio quiere trasladar esta experiencia de gestión privada de monumentos de la India podemos encontrar el mítico Taj Mahal, el aljibe de Chand Baori y el minarete de Qutub Minar.

Una de las cláusulas más conflictivas del contrato firmado entre el Grupo Dalmia Bharat y el Gobierno indio es el que hace referencia a los daños que puedan sufrir el Fuerte Rojo durante la gestión del mismo por parte del mencionado grupo empresarial. Según el contrato, Dalmia Bharat queda eximida de cualquier tipo de responsabilidad ante los posibles daños que pudiera sufrir el monumento bajo su gestión. La oposición al contrato en general y a dicha cláusula en particular han promovido el hashtag #IndiaEnVenta para que, a partir de él, se pueda criticar la medida gubernamental.

La oposición teme no sólo por el mantenimiento físico de los monumentos indios gestionados por manos privadas. Teme también por la explicación que se dé de la historia de dichos monumentos, ya que serán las propias empresas encargadas de la gestión de los mismos quienes se ocupen de elaborar los folletos en los que se explique el origen y la historia de cada monumento. La oposición teme que eso pueda provocar una tergiversación de la historia.

Para hacer frente a todas estas críticas, el Secretario de Estado de Turismo, Alphons J. Kannanthanam, ha sostenido que los monumentos y lugares turísticos cuya gestión se ceda a empresas privadas seguirán bajo el control del Estudio Arqueológico de la India (ADI), organismo que, en India, es el responsable del patrimonio histórico nacional. Kannanthanam ha sostenido también que el acuerdo atañe sólo al “desarrollo, operaciones y mantenimiento de los servicios turísticos”.

Guía de viaje a la India

De safari por los parques nacionales de la India

Pocos lugares del mundo tienen la variedad paisajística que tiene la India y gran parte de esa variedad paisajística está protegida. No en vano, en India existen cerca de cien parques nacionales o, lo que es lo mismo, un área territorial protegida de casi 40.000 kilómetros cuadrados, todo un paraíso, sin duda, para los amantes de los safaris y la naturaleza.

De entre todos esos parques nacionales, las agencias turísticas suelen elegir cuatro o cinco, quizás los más famosos, para incluirlos en sus tours. Entre esos parques nacionales de la India podemos distinguir el Parque Nacional de Kanha. Este parque nacional de la India sirvió de inspiración a Rudyard Kipling para crear El libro de la selva. Este parque, que contiene una zona buffer (es decir, una zona adyacente al parque nacional que sirve como espacio de transición entre el espacio protegido y el entorno), alberga tigres, leopardos, hienas y cientos de tipos de aves.

Guía de viaje a la India

Montar en elefante en India

Una de las actividades preferidas de casi todos los turistas que visitan India es la de montar en elefante. Del mismo modo que casi todos los turistas que visitan un país como Túnez acaban, tarde o temprano, dando un paseo por la puerta del desierto a lomos de un camello, los que realizan turismo por tierras de la India acaban, más pronto que tarde, a lomos de un paquidermo.

El elefante es considerado en la India un animal sagrado y, a pesar de eso, la actividad de dar un paseo en elefante es una de las ofertas turísticas estrella en muchos rincones de este inmenso país. Legalizado y perfectamente organizado y seguro, el paseo en elefante permite mirar la India desde otra perspectiva.

Guía de viaje a la India

Fuerte de Amber

Amber es una pequeña localidad ubicada a 11 km de Jaipur. Es ahí donde se encuentra una de esas construcciones maravillosas que no pueden faltar en ninguna guía de la India, el fuerte de Amber, un complejo de palacios y fortaleza que se empezó a construir en 1592 sobre las ruinas de edificios antiguos y que sufrió diferentes remodelaciones durante casi siglo y medio.

El fuerte de Amber, ubicado en una colina, en una posición estratégica, sirve de ejemplo para ver hasta qué punto se pudieron fundir históricamente los estilos arquitectónicos hindúes y musulmanes. Imposible olvidar, una vez que se visita, esa inigualable manera que tiene gran parte de la arquitectura hindú de combinar el uso de la arenisca roja con el mármol.

El fuerte de Amber puede ser considerado, con toda justicia, una de las fortalezas más bellas de la India. Quien visite el fuerte de Amber puede encontrar en él pabellones bellamente adornados, palacios, jardines, salones… Desde él, además, se puede disfrutar de una maravillosa vista de la ciudad de Jaipur, así como su muralla original y del lago Maotha.

Guía de viaje a la India

La isla de Majuli

A la isla de Majuli se la ha conocido siempre como a la isla fluvial más grande del mundo. Aunque cada vez lo es menos. Ubicada en mitad del cauce del río Brahmaputra, la isla de Majuli va perdiendo tamaño debido a la erosión a la que el Brahmaputra la somete. Se dice que el Brahmaputra, aliado con temporales y lluvias, ha devorado las viviendas de más de 10.000 familias de la isla.

El Brahmaputra nace en el Himalaya y desde ahí hasta su desembocadura en el Golfo de Bengala recorre casi 2.900 km. Durante todo ese largo recorrido, el Brahmaputra no deja de recoger sedimentos. Esos sedimentos son, en parte, los que se van comiendo la isla de Majuli. Los habitantes de la isla, mientras tanto, luchan con los medios a su alcance contra esa erosión y contra el efecto letal que el Brahmaputra tiene sobre la misma. Estructuras de cemento y bolsas de arena intentan luchar, infructuosamente, contra la fuerza desatada del Brahmaputra.