Hay muchos conceptos que son nombrados por muchas personas sin que esas personas sepan exactamente de qué están hablando cuando los nombran. Se tiene de ellos una ligera idea pero, a ciencia cierta, no se sabe bien qué significan. El de Ayurveda podría figurar perfectamente entre dichos conceptos.

Muchas personas, al oír esta palabra, saben que es algo que tiene que ver con las culturas orientales, concretamente con la India, pero dudan a la hora de saber qué relación guarda con otros términos como, por ejemplo, Tantra o Yoga.

Muchas de esas personas, en un arranque de sinceridad, se preguntan: ¿qué es Ayurveda? Esta página debe servir para darles respuesta.

¿Qué es Ayurveda?

El Ayurveda es un sistema holístico y preventivo de salud. El más antiguo del mundo que se conoce. Con más de 6.000 años a sus espaldas, el origen de esta forma de medicina tradicional hay que buscarlo en la tradición védica o, lo que viene a ser lo mismo, en la sabiduría hindú más antigua.

Según dicha tradición, este sistema holístico fue un regalo que los dioses hicieron a la humanidad a través de los grandes maestros védicos. Estos, gracias a la meditación, alcanzaron a conocer cómo funcionan las leyes de la naturaleza. Una vez alcanzado dicho conocimiento, transmitieron dicha sabiduría a los hombres para que estos pudieran aplicarla en sus vidas.

La palabra Ayurveda, propia del sánscrito, es una palabra compuesta por otras dos: Ayus (que significa vida) y Veda (que significa Ciencia). Así, el significado del término Ayurveda sería el de “ciencia de la vida”. Esa ciencia se fundamenta en una serie de postulados básicos:

  • Hay una equivalencia entre el macrocosmos y el microcosmos, entre el universo y la persona.
  • Todas las experiencias corporales, sean positivas o sean negativas, tienen efecto directo sobre la mente.
  • Todo alimento es un remedio y cada remedio es un alimento.

Este sistema holístico que promueve la buena salud y que tiene como uno de sus objetivos fundamentales prevenir las enfermedades, se apoya también sobre unas bases de carácter filosófico. Dichas bases son:

  • La teoría de los cinco elementos: aire, fuego, agua, tierra y éter.
  • La Tridosha. Según ésta, existen tres tipos de constituciones físicas o Doshas: Vata, Pitta y Kapha.
  • La aceptación de que el hombre tiene siete dhatus o tejidos.
  • El reconocimiento en el ser humano de tres malas o desechos corporales.

Aceptadas todas estas bases filosóficas, Ayurveda concibe la vida como una trinidad formada por cuerpo, mente y espíritu. El cuidado de esa trinidad es básico no solo para conseguir el bienestar individual. También lo es para conseguir el bienestar social. Y es que, desde una perspectiva ayurvédica, la combinación del comportamiento saludable de todos y cada uno de los individuos de una sociedad permite que dicha sociedad sea, a su vez, una sociedad saludable.

Para conseguir esa vida saludable Ayurveda realiza recomendaciones que atañen a lo cotidiano. Mantener una conducta austera en la vida es fundamental para estar sano.

Para alcanzar esa armonía con los ritmos cósmicos de la naturaleza hay que dormir bien. Para conseguirlo hay que eliminar o reducir al máximo el estrés y pocas cosas mejor para ello que la práctica habitual del Yoga. Esta disciplina milenaria, con múltiples beneficios para la salud, tiene entre ellos el de mejorar la calidad del sueño.

Pero ninguna terapia, desde la perspectiva ayurvédica, supera en beneficios para la salud a la de alimentarse bien. Así, la alimentación y la dieta se convierten en el método que Ayurveda señala para prevenir las enfermedades y, en su caso, curarlas o aliviarlas.

Sobre estos principios básicos de los que hemos hablado se fundamenta el Ayurveda en general y la medicina ayurvédica en particular.

¿Qué es Ayurveda?

Medicina Ayurveda

Hablar de Medicina Ayurveda es hablar de un tipo de medicina que, lejos de buscar panaceas y tratamientos de carácter general, concibe los tratamientos de salud como terapias o combinaciones de las mismas que deben personalizarse al máximo. Para ello hay que atender, entre otros factores, a las condiciones del propio individuo, a la estación del año en que deben aplicarse dichas tepaias y a la geografía en la que vive el individuo que debe ser tratado.

Cada uno de nosotros tiene una constitución ayurvédica específica. Actuar de espaldas a dicha constitución provoca desequilibrios en nuestra salud. Si dichos desequilibros no se tratan, enfermamos.

Para evitar dichos desequilibrios hay que impulsar cambios suaves y naturales en nuestro comportamiento. ¿Cómo? Modificando las actividades del día a día, ajustando nuestra dieta y recurriendo a los múltiples remedios que Ayurveda pone a nuestro alcance, bien sea con recetas especialmente cocinadas para corregir dichos desequilibrios, bien con infusiones hechas con las más variadas hierbas.

Del equilibrio de las tres fuerzas que actúan en nuestra constitución física (Pitta, Kapha y Vata) depende nuestra salud. La forma de dicho equilibrio, además, es única e intransferible en cada persona. Conocernos bien, por tanto, implica ser consciente de cuál es nuestro estado más natural. Una vez conocido éste, debemos procurar permanecer en él. Si los doshas se desequilibran, los médicos ayurvédicos intentarán balacearlos utilizando una amplia gama de tratamientos y terapias.

Medicina Ayurveda

Terapias y remedios

Más allá del ajuste nutricional, los médicos podrán recurrir, entre otros, a las siguientes “herramientas”:

  • Masajes.
  • Panchakarma. Bajo este nombre se agrupan una serie de técnicas y terapias destinadas a conseguir una desintoxicación profunda. Lo que persigue este programa de purificación es eliminar el Am o Ama, es decir, las toxinas que, a causa de un mal metabolismo, permanecen en nuestro organismo. Una de las terapias más conocidas del Panchakarma es el nasya, que consiste en la aplicación diaria de un aceite esencial por las fosas nasales.
  • Shamana. Si la anterior es una terapia de choque, ésta es una terapia de carácter más gradual. En ésta se combina una dieta adecuada con rutinas vitales variadas como pueden ser exponerse al aire fresco, bañarse, hacer ejercicio… El objetivo final de esta terapia curativa suave es encender el agni o fuego digestivo, elemento que permite que los alimentos se conviertan en nutrientes.
  • Meditación.
  • Cirugía. La cirugía ayurvédica está recogida en el Sushruta Samhita, un manual escrito se cree que en el siglo V de nuestra Era por Sushruta, un cirujano que afirmaba haber recogido todo su conocimiento médico directamente de la divinidad Dhanvantari y que fue el fundador de la Escuela de Ayurveda más importante en su tiempo de sur de la India.

Los remedios y tratamientos ayurvédicos sirven para aliviar un sinfín de malestares y enfermedades. Si atendemos al recetario ayurvédico veremos que en él figuran remedios contra el estreñimiento, contra la artritis o contra los resfriados y la gripe.

Ayurveda también recoge tratamientos, recetas y remedios para tratar la alergia primaveral, la diabetes o la caída del cabello.

Una buena manera de realizar una completa cura de salud siguiendo los principios de la medicina ayurvédica es acudiendo, durante unos días, a una Clínica Ayurveda. Existen resorts y centros de este tipo en lugares distintos de la geografía española y en la mayoría de ellos se combinan sesiones de Yoga y meditación con la toma de infusiones y el aprendizaje de diversos remedios Ayurveda.

Muchos de estos remedios se apoyan, como hemos indicado anteriormente, en la ingesta de determinados alimentos y en la forma de prepararlos. La cocina ayurvédica, pues, adquiere una importancia capital en esta forma de medicina tradicional, y eso es algo que puede comprobarse en dichas clínicas.

Tratamiento Ayurveda

Alimentación y cocina

Alimentarse bien y llevar una dieta sana implica dos cosas. Una: escoger los alimentos correctos. Dos: saber cómo cocinarlos. Sobre esos dos pilares se apoya la alimentación Ayurveda y su cocina.

Parte fundamentel del conocimiento ayurvédico, la cocina Ayurveda tiene presente en todo momento los doshas. Cada dosha, pues, requiere su propia dieta. Así, hay una dieta para Pitta del mismo modo que la hay para Kapha y para Vata.

Así, siendo Vata, por ejemplo, un dosha frío y seco, se necesitará, en los casos de las personas en los que predomine dicha constitución, alimentos calientes y que aporten muchos nutrientes. Por el contrario, las personas en las que predomine el dosha Pitta, de naturaleza fogosa, deberán seguir una dieta en la que abunden los alimentos frescos.

Defensora por naturaleza de lo que en nuestro país llamamos cocina de temporada, la cocina ayurvédica tiene en cuenta el ciclo de las estaciones y, a la hora de diseñar sus recetas, distingue entre seis sabores (dulce, salado, picante, agrio, amargo y astringente) y tiene en cuenta tanto el método de cocción de los alimentos como la elección y compatibilidad de los mismos para, así, conseguir que se conviertan en una gran y efectiva medicina.

Las especias desempeñan un papel capital en la cocina tradicional hindú. Así, la cúrcuma, el curry o el jengibre, por ejemplo, están presente en muchos de sus platos.

El panir (especie de queso fresco o requesón) y el ghee o mantequilla clarificada son también alimentos muy presentes en una cocina en la que las hierbas y los vegetales también adquieren una importancia capital.

Hierbas o semillas como el cilantro, el hinojo o el cardamomo adquieren un protagonismo especial tanto en la elaboración de muchas recetas ayurvédicas como en la preparación de muchas infusiones, tan importantes en la cultura hindú en general y en la medicina Ayurveda en particular.

Las infusiones ayurvédicas, hechas con plantas, hojas, bayas y frutos que se mezclan e infusionan con agua a punto de ebullición, actúan como potentes desintoxicantes, actuando al mismo tiempo sobre los diferentes doshas, convirtiéndose en el complemento perfecto de la cocina Ayurveda.

Alimentación Ayurveda

Masaje Ayurveda

Como otras forma de medicina alternativa u otras formas de medicina tradicional, Ayurveda promueve la atención integral a la persona. Dentro de esta atención integral adquiere una importancia capital del masaje.

¿En qué consiste el masaje Ayurveda? ¿En qué se fundamenta? Básicamente, en la aplicación sobre el cuerpo o determinadas partes de él de aceites esenciales.

Antes de aplicar un masaje terapéutico de este tipo deben estudiarse las características personales de la persona que va a recibirlo. Saber cómo es su digestión, cómo funciona su metabolismo, cómo duerme o cuál es su tipo de piel debe servir para decidir qué tipo de masaje ayurvédico es el más adecuado para su salud.

Un test Ayurveda de este tipo permitirá al terapeuta descubrir qué dosha predomina en el organismo de su paciente/cliente y, en base a ello, podrá escoger el aceite adecuado y sabrá qué presión y qué intensidad son la más convenientes para su salud.

La elección del aceite adecuado es fundamental a la hora de aplicar este tipo de masaje, pues ahí radica una de las grandes diferencias existentes entre él y otras prácticas físicas occidentales como pueden ser la osteopatía o el quiromasaje. Así como estas prácticas prestan atención preferente a las manipulaciones físicas que hace el masajista sobre la musculatura de la persona masajeada, el masaje que aquí nos ocupa se fundamente en la buena elección del aceite y en su absorción por el cuerpo.

El listado de beneficios de este tipo de masajes es amplio. Destacaremos entre ellos los siguientes:

  • Mejora el sistema inmunológico.
  • Elimina toxinas.
  • Aumenta la flexibilidad.
  • Reduce la ansiedad.
  • Incrementa la longevidad.
  • Reduce la fatiga y mejora el sueño.

Como hemos indicado anteriormente, existen diversos tipo de masaje Ayurveda. Los más importantes entre todos ellos son los siguientes:

  • Abhyanga. Este tipo de masaje se aplica sobre el cuerpo entero con un aceite medicado con diferentes hierbas. Con él se trata tanto lo físico, como lo mental y lo emocional. Aunque se recomienda usar como rutina diaria, también puede utilizarse en los tratamientos depurativos Panchakarma. Con este masaje equilibramos los doshas y preparamos el cuerpo para eliminar toxinas.
  • Champi o Siro Abhyanga. Destinado a relajar los puntos marma de cráneo, espalda, brazos, cuello, hombros y cara mediante movimientos suaves.
  • Udvartana. Este tipo de masaje se realiza con polvos secos y tiene como objetivo activar el metabolismo y la circulación, reducir el exceso de grasa corporal y mejorar la piel.
  • Basti. Masaje ayurvédico que se aplica utilizando ghee en lugar de aceite y que adquiere diferentes nombres dependiendo de la zona corporal en que se aplica y las finalidades que se buscan con él. Para tratar los dolores cervicales, por ejemplo, se aplicaría el Manyabasti.
  • Pada. Trabaja los puntos marmas del pie para evitar las varices, estimular el sistema linfático y liberar tensiones.

Gozar de los beneficios de este tipo de masajes está al alcance de todos nosotros. En ciudades como Barcelona, Madrid, Valencia o Sevilla no faltan centros especializados en este tipo de masaje. En muchos de ellos, además, se imparten cursos, seminarios y talleres que sirven para introducirse o para profundizar en el universo ayurvédico.

Masaje Ayurveda

Cursos, libros y productos

Matricularse en un curso es una buena manera de adquirir conocimientos sobre nutrición, masaje o diagnóstico del pulso. Una clase de Ayurveda permitirá, además, poner en común con otras personas las mutuas experiencias, aclarar las dudas y conseguir un plus de estimulación para conseguir el objetivo fundamental: llevar una vida sana y cuidar de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Más allá de la asistencia a clases de Ayurveda, los libros son, también, una buena manera de aprender.

La bibliografía sobre todos estos temas es muy abundante y cada vez son más las obras que se editan. Basta asomarse a Amazon para comprobar los cientos de libros sobre Ayurveda disponibles para quien desee ampliar sus conocimientos sobre esta ciencia milenaria de la salud.

En esos libros te explican desde las características y tipologías de los masajes ayurvédicos hasta cuáles son los rituales de autocuidado más importantes que debe seguir una persona para equilibrar sus doshas y, así, gozar de un buen estado de salud. Por no hablar, claro, de los recetarios de cocina.

Cada vez son más, también, los productos ayurvédicos que pueden encontrarse en el mercado. Los hay de todo tipo: hierbas para infusiones, comprimidos, elixires, ghee… Incluso puede encontrarse en tiendas especializadas champú ayurvédico.

Fabricado con productos y hierbas utilizadas tradicionalmente en la India, este tipo de champú limpia el pelo y el cuero cabelludo de forma muy eficaz, estimula el crecimiento capilar, desenreda el cabello, otorga brillo y suavidad al mismo y previene la formación de caspa.

Entre las marcas de cosmética ayurvédica más importantes hay que destacar Jeevan Ayurveda. Esta marca comercializa aceites para masaje, arcillas elaboradas con agua del Himalaya y destinadas a absorber las impurezas de la piel, bolsitas de infusiones con hierbas cultivadas siguiendo los principios de la agricultura ecológica y cremas reparadoras con acción astringente y bactericida y con un alto contenido de principios activos vivos que, penetrando en pocos minutos en todas las capas de la piel, aportan nutrientes y restablecen los equilibrios corporales.

Productos Ayurveda